texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

jueves, 4 de octubre de 2018

Ángel González Jurado: “Por la calle de Alcalá’ es un paseo ameno por unos personajes y unos ambientes tanto de otros tiempos como de los tiempos actuales”

Todos los madrileños y aquellas personas amantes de Madrid seguro que más de una vez se ha preguntado cómo sería la ciudad años atrás, cómo era la vida en calles tan transitadas como la gran Calle de Alcalá. Nuestro autor Ángel González Jurado nos acerca a la historia de esta calle madrileña en su nuevo libro Por la calle de Alcalá (viveLibro). A lo largo de sus páginas Ángel nos pasea por esta calle, por sus ambientes, sus lugares y sobre todo calle de toreros.

A continuación el propio Ángel nos desvela algunos detalles más sobre su libro en esta entrevista.





viveLibro (V): Ángel, ¿cómo comenzó tu pasión por la literatura y cómo decidiste lanzarte a escribir tu propio libro?
Ángel González Jurado (AGJ): Soy amante de los libros pero no conviene exagerar pues no llega a ser una pasión como me preguntas. Al libro “me lancé” porque tenía información que creí suficiente para hacer un juguete que es lo que es, y me alegro de haberlo hecho.

V: ¿Cómo surgió la idea de escribir Por la calle de Alcalá?
AGJ: Vas juntando información casi sin querer y de esa información que adquieres me pareció muy aparente centrarme en la Puerta del Sol y en ese pequeño tramo de la calle de Alcalá, por donde anduvieron los toreros, los intelectuales los artistas, y esa serie de especímenes que van apareciendo durante el paseo por lugares y por épocas que abarcan el contenido del subtítulo del libro, y un periodo de más de ciento cincuenta años.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?
AGJ: Van a encontrar un paseo ameno, y unos personajes y unos ambientes tanto de otros tiempos como de los tiempos actuales. Bueno, y algún rasgo de buen humor.

V: ¿Por qué esta curiosidad por la calle Alcalá de Madrid?
AGJ: ¿Cómo un madrileño fetén no va a tener curiosidad por la calle de Alcalá, por la Puerta del Sol por el siglo XIX, por los cafés de esos lugares por sus ambientes y por los toreros?

V: ¿Qué es lo que más te ha costado a la hora de escribir este libro?, ¿y lo que menos?
AGJ: Lo que más cuesta precisamente es escribirlo, yo no soy escritor. En todo caso sé escribir demandas, recursos, y poco más de lo referido a mi profesión, pero escribir, dar un aire a lo escrito y obtener datos y documentación es trabajoso. ¿Lo que menos?, no sabría decírtelo, tal vez algunas vivencias personales cuya forma ya las tenía en la cabeza por haber sido en cierto modo protagonista.



V: ¿Qué queda actualmente de esa calle de Alcalá que nos describes en el libro?
AGJ: Quedan por hacer muchas obras, mejor dicho terminar obras, hacerla más transitable, y quedan: la Academia de San Fernando, el Casino, el teatro Alcázar, el Círculo de Bellas Artes, y poner e valor (ahora se dice así) los recuerdos de lo acontecido y lo que aun acontece en esos pocos metros a los que nos referimos (Alrededor de 600 metros).Pero la calle de Alcalá continúa más allá tanto en el espacio como en el tiempo, y si no véase la monumentalidad de los espacios cercanos: Cibeles, el Palacio de Comunicaciones, el de Buenavista, el antiguo banco del Rio de la Plata, el palacio de los marqueses de Linares, el Banco de España, el espacio de las antiguas plazas de toros, la Puerta de Alcalá, el Retiro y más mucho más, por algo estamos en la que creo que es la calle más larga de Madrid.

V: ¿Tienes otros proyectos literarios en mente?
AGJ: No, la verdad es que no. A veces uno piensa en volver a emborronar folios, a poner negro sobre blanco, porque recuerdos y experiencias no faltan, pero es que ….es muy trabajoso.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevasen Por la calle de Alcalá a casa?
AGJ: Que lo compren, que la editorial viveLibro acepta pedidos, y que a los lectores les puede gustar. Es una satisfacción haber recibido alguna felicitación, y me gustaría que también me dieran su opinión a través de la editorial. Y sobre todo que no sólo lo compren, sino que lo lean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario