texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

jueves, 19 de julio de 2018

Rafael Álvarez: “En ‘El más veloz de los griegos’ los lectores van a descubrir historias que desconocían o de las que han oído hablar muy de pasada”

Un amante de la cultura griega y del deporte, nuestro autor Rafael Álvarez publica con viveLibro El más veloz de los griegos, una obra de lo más entretenida en la que nuestro autor no solo recrea los Juegos Olímpicos de la Antigüedad y los primeros de la Era Moderna sino también pretende ser un canto a ese esfuerzo que no se ve recompensado, algo habitual en la vida real.

A través de esta entrevista que os dejamos a continuación, Rafael nos desvela algunas pinceladas sobre su nuevo libro y sobre lo que los lectores encontrarán entre sus páginas. 



viveLibro (V): Rafael, ¿cómo surge tu pasión por la literatura y cuándo y por qué decides dar el paso de publicar?
Rafael Álvarez (RA): Mi pasión por la literatura viene desde mi niñez. En un mundo en el que los únicos medios de entretenimiento eran la radio y los libros era lógico que leyese mucho. Además mis padres eran grandes lectores y me animaban a ello, guiándome por los libros que más me pudieran atraer. Después, a lo largo de mi vida, ha sido muy extraño que haya pasado un día sin que haya leído algo, por poco que haya sido, de un libro.

V: ¿Cómo surge la idea de escribir El más veloz de los griegos?
RA: Al cumplir los sesenta y cinco años, aunque he seguido trabajando, caí en la tentación, antes contenida, de escribir un libro, siempre había querido hacerlo.

Siendo un enamorado del mundo antiguo, del atletismo y un runner durante muchos años, enseguida empezó a tomar forma el libro en mi cabeza. Luego, durante el largo periodo de documentación, lo iba adaptando y modificando mentalmente en función de los datos que iba descubriendo. Así aparecieron personajes nuevos que desconocía antes de empezar la labor y al final surgió una historia que solo cabía pasarla a negro sobre blanco. ¡Casi nada! El trabajo que esto último supone poca gente se lo imagina.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?; ¿a qué público va dirigido?
RA: Van a encontrar un libro que, aparte de intentar recrear tanto los Juegos Olímpicos de la Antigüedad como la organización de los primeros de la Era Moderna, pretende ser un canto al esfuerzo, que no siempre se ve recompensado, como, por desgracia, sucede en la vida real. Principalmente va dirigido a todos aquellos amantes del running, que ahora son multitud, pero pienso que, al ser una novela entretenida y fácil de leer, le puede resultar interesante al lector, aunque no le guste correr. En el libro van a descubrir historias que desconocían o de las que habían oído hablar muy de pasada.

V: ¿Cómo surge tu curiosidad por la cultura griega?
RA: Uno de los primeros libros que tuve sobre mi mesilla de noche fue el titulado “Mitología griega y romana” de la Editorial Gustavo Gili. Leí muchas veces las historias, o más bien leyendas, que se reflejaban en él. Luego las hazañas de Alejandro Magno, las Termópilas, Troya,…aparecieron en mi vida, tantas cosas que me hicieron sentir parte de dicho mundo. Como de hecho sucede en la realidad, ya que la cultura griega fue la cuna de la civilización occidental, no debemos olvidarlo.

V: ¿Qué es lo que puede enseñarnos esta cultura en cuanto a filosofía del deporte y sobre todo cómo podemos aplicarlo a nuestro tiempo?
RA: En la antigua Grecia, la cultura del cuerpo era un elemento tan importante como la del espíritu. De hecho el Gimnasio, que en griego significa el sitio para estar desnudos, era el lugar donde se entrenaba el cuerpo pero también donde se recibían las clases de música, gramática, lectura, aritmética…solía haber biblioteca y era el lugar donde también se reunían los filósofos a intercambiar ideas.

Hoy en día una parte de la educación que reciben los griegos se sigue llamando Gimnasio, tres años de estudio a partir de los doce. Esta importancia a la educación del cuerpo es bastante lógica si pensamos que las personas estamos formadas por una dualidad cuerpo espíritu.

En mi opinión, para ser una persona educada completamente hay que cuidar ambas facetas. Llevado a nuestro tiempo significaría darle mayor peso, mayor importancia, a la llamada Educación Física, y no solo internamente sino organizando competiciones interescolares y universitarias realmente atractivas para el atleta y para el resto del país, que despierten interés.

Las competiciones universitarias en Estados Unidos son un ejemplo claro de lo que se debe intentar conseguir, bajo mi punto de vista. Cuando yo estudiaba en la Universidad, durante los tres primeros años de la carrera, teníamos una asignatura que era Educación Física, lo que te obligaba a continuar haciendo deporte. Actualmente en muchas carreras, no sé si en todas, esa asignatura ha desaparecido. Vamos hacia atrás como los cangrejos.

El más veloz de los griegos. Editorial viveLibro.


V: En todo el proceso de creación del libro, ¿qué es lo que más y lo que menos te ha costado a la hora de escribir?
RA: En el libro aparecen varios personajes cuya vida discurre en paralelo, quizá la parte más complicada es hilvanarlas todas, manteniendo una tensión narrativa que incite al lector a seguir leyendo para averiguar que le sucede a esos personajes.

V: Ahora que ya has dado el paso de publicar, ¿tienes otros proyectos literarios en mente?
RA: Sí, en mente y casi en papel, tengo un par de novelas más muy avanzadas y otro par en la fase previa. Pero el trabajo de leer, corregir, vuelta a leer…es tan largo que no me atrevo a poner fechas, aunque espero que la segunda salga a principios del año que viene.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran El más veloz de los griegos a casa?
RA: Primero que lo compren y para animarles a comprarlo les diría que, en mi opinión, opinión interesada claro está, es un libro que, sobre todo, les va a entretener, además de mostrarles unas historias, ocultas para la mayoría, que merecen salir a la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario