texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 11 de julio de 2018

José María Ladero: “Con ‘El huevo eterno’ los lectores podrán pasar un buen rato sin insultar a la inteligencia de nadie con chistes zafios y ataques personales”

Nuestro autor José María Ladero se estrena con viveLibro con su libro El huevo eterno. A través de sus páginas los lectores se sumergirán en la Ciencia Ficción de la mano de Julia y Fermín en una historia que a través de varios saltos temporales se desarrolla a lo largo de 200 años. Algo que según confiesa José María no ha sido fácil pero que ha intentado resolver de la mejor manera a lo largo de la historia.

Para descubrir más detalles sobre la última novela de nuestro autor os dejamos con esta entrevista a continuación donde el mismo José María nos desvela alguna pincelada más. 



viveLibro (V): José María, ¿cómo decidiste lanzarte al mundo de la literatura?
José María Ladero (JML): Siempre me ha gustado escribir, de modo que no tuve que tomar ninguna decisión. Simplemente he esperado a tener más tiempo para dedicar mi imaginación a diseñar tramas inexistentes pero moduladas por mi experiencia personal, que es bastante más amplia de lo que me gustaría reconocer dado el tiempo que me ha llevado adquirirla.

V: ¿Cómo surge la idea de El huevo eterno?
JML: Surgió como una consecuencia natural de mis lecturas y de mi afición por la Ciencia Ficción (la de verdad) junto con una visión personal algo apocalíptica de la vida.

V: ¿Cómo surge este título para el libro?
JML: Es un título descriptivo, muy ligado a un elemento estructural básico de la novela, y un homenaje a Raymond Chandler.

V: ¿Qué nos puedes adelantar de los personajes del libro?
JML: Es una novela un poco maniquea, debo reconocerlo. Los buenos son jóvenes y guapos, los malos mucho más viejos que nadie que haya existido (así evito molestar a la tercera edad, de la que soy miembro). La lucha es desigual pero al final hay un giro argumental que no arregla nada, pero lo hace más digerible.

V: En todo el proceso de creación, ¿qué es lo que más y lo que menos te ha costado a la hora de escribir esta historia?
JML: Es una narración con saltos temporales que han sido los más complicados de encajar en la trama, aunque creo que lo he conseguido. He tenido que recurrir a algunos trucos literarios de perro viejo, del tipo de “manuscrito encontrado...”, pero es que la trama se desarrolla a lo largo de casi doscientos años y no puede haber un solo narrador. Lo más fácil ha sido reírme de algunos demonios personales; con esta novela he saldado algunas cuentas pendientes y, lo que es más importante, creo que sin molestar a nadie.

V: ¿Qué otros proyectos literarios tienes en mente?
JML: Algo hay, pero no puedo contar más. Si acaso que cambio completamente de registro con un enfoque absolutamente realista y dramático, no exento de ese humor cotidiano que hace la vida más soportable.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevasen el libro a casa?
JML: Me basta con que se lo bajen de Internet, por eso del cambio climático y tal, pero en todo caso creo que pueden pasar un buen rato y que mi libro no insulta a la inteligencia de nadie con chistes zafios, palabras soeces y ataques personales. Y es que yo, por la buena educación “MA-TO”. Eso no quiere decir que me arrepienta de cómo termina, algo que solo sabrá el que lo lea (si es que llega a tiempo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario