texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 27 de marzo de 2018

Paula Díaz: “Para mí la poesía es una forma de curarme las heridas”

Nuestra autora Paula Díaz se estrena en el mundo editorial con viveLibro y su poemario Lo efímero, un libro donde nuestra autora se abre en canal y muestra todos los sentimientos que marcaron una época en su vida en forma de poesía. Para Paula su futuro estaba establecido en tiempos pero llegó un día en el que todo se desmoronó y nuestra autora cogió boli y papel y comenzó a plasmar sus sentimientos en forma de poesía hasta formar el poemario que seguro muy pronto tendrás en tus manos.

A continuación en esta pequeña entrevista conocerás algunos detalles de Lo efímero y de su autora.



viveLibro (V): Paula, ¿en qué momento comenzó tu curiosidad y tu gusto por la poesía y por la escritura?
Paula Díaz (PD): Desde que tengo uso de razón he sido aficionada a la lectura, recuerdo que me hacía más ilusión que mi familia me llevara a una librería que a una tienda de juguetes. Mi primer contacto con la poesía fue de la mano de Bécquer y sus Rimas, fue un regalo de mi madre por mi séptimo cumpleaños. Me dediqué a transcribir todas y cada una de las rimas en post-its que todavía conservo. Desde entonces, se despertó en mí una atracción especial por la poesía, que me ha llevado no solo a leerla, sino también a escribirla.

V: ¿Cómo surge la idea de Lo efímero?
PD: Un día tuve mi vida planeada: piso, trabajo, pareja, perro… Y de pronto, mi mundo se vino abajo. La persona que me sujetaba, me dejó caer. Y me encontré en el suelo, con un papel y un boli, escribiendo cada uno de los sentimientos que me impedían levantarme. Y así, poco a poco, letra a letra, verso a verso, me puse de pie. Y me di cuenta de lo efímero de todo lo que nos rodea, lo bueno y lo malo.

V: ¿Quiénes son tus referentes poéticos o qué escritores te han servido de inspiración?
PD: De toda la poesía que he leído, desde los poetas clásicos a los poetas contemporáneos, hay varios escritores que siempre consiguen erizarme la piel, aunque haya leído sus obras cientos de veces. Eso me ocurre con la sensibilidad de los textos de Roy Galán, el cual escribe sobre temas que me remueven por dentro, me parece brillante su forma de exponer las emociones, rotunda y concisa. También me ocurre con la dulzura de Elvira Sastre, releo sus poemas una y otra vez, y con cada lectura me parecen más y más brillantes. Pero, sin duda, mi referente poético por excelencia ha sido Idea Vilariño. Ella es la autora que me acercó de forma definitiva a la poesía.
V: ¿Qué es para ti la poesía?
PD: La poesía es una medicina. Para mí, la poesía no es una simple sucesión de letras que se unen formando versos, para mí, es una forma de curarme las heridas, de ordenar mis sentimientos, de conseguir recomponerme por dentro.

V: ¿Por qué lo efímero y por qué decidiste escribir sobre ello?
PD: El hecho de encontrarme rota, me hizo darme cuenta de que todo lo que nos eriza la piel es efímero. En ese momento tenía motivos de sobra para no conseguir levantarme de la cama, pero también entendía que eso iba a acabar algún día, y así fue, me levanté, por supuesto. Recomponiéndome llegué a la conclusión de que todo es pasajero, y lo que debemos hacer es disfrutar del camino y de todos los sentimientos que nos provoca vivir. No hay nada más maravilloso que sentirnos vivos. El primer beso, el último beso, una despedida, una mirada, el deseo, dos manos cogidas, un abrazo, las manos de tu abuela, el beso de tu padre, un viaje, una borrachera, el odio, el amor, el dolor, la decepción, las heridas. Todo lo que nos eriza la piel, es efímero.

V: ¿Cómo la poesía te ha servido de guía como una forma de ver el amor?
PD: Siempre he sido una persona muy sensible, sentimental, algunos incluso me llaman dramática. La poesía me ha servido para entender y encajar todos los sentimientos que me han ido invadiendo. Con el primer desengaño amoroso, un amor infantil e inocente como es el de los quince años, conseguí sobrellevar el aluvión de sentimientos que se me vino encima a través del boli y del papel, y eso me hizo entender que, por mucho que lo parezca, nunca lo malo es tan malo como parece. Desde entonces y hasta hoy, sigo apoyándome en la poesía para entenderme a mí misma, y con ello, al amor.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran Lo efímero a casa?
PD: Lo efímero es la historia de sentimientos, de rinocerontes en el estómago, de púas clavadas en el corazón. Es la historia de cómo una chica se puso en pie cuando creía que el lugar que debía ocupar para siempre era el suelo. Lo efímero me ha hecho valorar cada segundo que estoy respirando, porque no hay nada que me llene más que vivir intensamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario