texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 17 de enero de 2018

Germán Borda: “Ensayo’ en el fondo es un análisis del ego y del poder”

Germán Borda elige de nuevo viveLibro para presentarnos a través de su último libro, Ensayo, una visión de una orquesta por dentro, un libro en donde los lectores se encontrarán un mundo fascinante, las relaciones del director de orquesta y el conjunto, sus vivencias…

¿Cómo es posible poner de acuerdo a cien o más músicos con movimientos de una batuta? La respuesta a esta y otras preguntas la encontrarán los lectores en esta novela que a través de esta entrevista, que os dejamos a continuación donde nuestro autor nos desvela algunos detalles.



viveLibro (V): Germán, ¿cómo surgió la idea de escribir Ensayo?
Germán Borda (GB): Yo también soy compositor y he tenido contactos con muchos directores famosos a través de conciertos con mis obras; acabo de estar en Suecia, interpretaron una obra mía y yo no conocía a Gustafsson, un gran maestro, a la media hora éramos amigos de por vida y compañeros de clase, López Cobos y García Navarro. Con todos he permanecido en contacto y de inmediato se gesta una profunda amistad.

Siempre me ha atraído la figura del maestro central, su personalidad, su ego, el único músico que no toca; pero, es el definitivo, que actúa de espaldas al público, el que recibe los aplausos y gana fortunas.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?
GB: En el fondo es un análisis del ego y del poder, además de la fama. Tres aspectos apasionantes del ser humano y protuberantes en los directores de orquesta, casi siempre el talón de Aquiles.

V: ¿Cómo se te ocurrió escribir un thriller basado en una figura de la música tan clásica como lo es una orquesta?
GB: A raíz de mis viajes a países comunistas y ciertas situaciones que viví, por ejemplo cuando perdí mi visa en Leningrado… fuimos en un largo paseo por toda la ciudad y no encontraron la estación de policía. O en Alemania oriental, me dieron una visa por un día, supuestamente tendría que abandonar el país como consolación, después de arreglar el entuerto me dieron un viaje a Dresde. Se me ocurrió que sería un maravilloso escenario para mostrar las diferencias de los sistemas y como se podía disminuir y aniquilar el ego de un director por el comunismo y los músicos.

V: ¿Qué ha sido lo más complicado de escribir una novela de suspense?
GB: Cree una situación tan enmadejada que parecía nada podría deshilvanarlo, por momentos el personaje parece irremediablemente perdido en la maraña… no tiene dinero, no posee tarjetas de crédito, le han quitado los pasaportes, ha sido abandonado por su agente, lo echan del hotel, en el cuarto no hay agua caliente, ni teléfono. Josep Caballé, famoso director a quien dediqué la novela, me dijo que había comenzado a leerla a las 9 de la noche y la terminó a las 4 de la mañana para saber el desenlace, eso fue lo más complejo deshilvanar el enredo. 

V. ¿Qué nos puedes adelantar sobre los personajes que aparecen en Ensayo?
GB: Básicamente hay un personaje central, el director Albert Corrigan, súper estrella en quien se encuentran todas las bondades del “genio director” enorme musicalidad, memoria descomunal, manejo técnico perfecto, adorado en varios continentes… y del lado complejo de la balanza, egocentrismo desmedido, irascibilidad… y la orquesta que tiene que sufrir cada semana a un nuevo genio con el que siempre tiene una relación de amor y odio.

V: ¿Qué otros proyectos tienes en mente?
GB: Uno muy español, sobre la conquista de América, el viaje de tres conquistadores en busca del “Dorado” desde el Atlántico hasta el centro de Colombia. “La Maraña de la Manigua” que lo publicará viveLibro en breve. La conquista es un momento fundamental en nuestra historia común y yo tengo una ventaja al narrarla viví de niño en la selva donde se gestó. Y muchos más proyectos.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se lleven Ensayo a casa?
GB: Es un encuentro con un mundo fascinante, las relaciones del director de orquesta y el conjunto de las vivencias que eso trae, los conflictos, ver como una batuta logra poner de acuerdo a cien músicos. Situaciones que el asistente a los conciertos ignora y que le develan los entresijos complejos del montaje de la obra… acercarlos a la magia que es siempre un concierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario