texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 26 de septiembre de 2017

Mariano Fresnillo: “Desde la ventanilla’ es un juego hecho libro en el que invito a los lectores a adivinar qué es verdad y qué es ficción”

Mariano Fresnillo vuelve a apostar por viveLibro para traernos las más auténticas historias de la vida de un vendedor de la ONCE con su libro Desde la ventanilla. Mariano es ciego y además de ocupar varios cargos dentro de la fundación también ha estado muchos años detrás de la ventanilla viviendo con sus clientes diferentes historias que cargadas de verdad y también en parte de ficción nos hace llegar en forma de cuentos ilustrados.

Las ilustraciones corren a cargo de María Jesús Cuesta quien ha sabido captar a la perfección a través de sus trazos lo que nuestro autor quería transmitir con sus historias. A continuación os dejamos con la entrevista completa a Mariano donde nos cuenta algunos de los detalles de su nuevo libro.



viveLibro (V): ¿Qué van a encontrar los lectores en Desde la ventanilla?
Mariano Fresnillo (MF): En mi tercer libro los lectores van a encontrar una obra de fácil y amena lectura que intenta a través de seis cuentos acercar la figura del vendedor de la ONCE a los lectores, una figura tan presente en numerosos rincones de este país. Sin duda, el vendedor y su quiosco forman parte del paisaje urbano y quería reconocer esta profesión digna que da de comer a más de 20000 personas con múltiples discapacidades y que creo nunca se han plasmado en un libro.

V: ¿De dónde surge la inspiración para escribir Desde la ventanilla?
MF: Surge de mi vida laboral la cual relato en el capítulo introductorio del libro y que comenzó con 18 años vendiendo en una esquina de Madrid. Posteriormente estuve quince años trabajando en distintas áreas de la ONCE. Al final de mi vida laboral, los dos últimos años volví a ejercer de vendedor en un quiosco en el barrio de Entrevías en Madrid y durante ese tiempo, en el silencio del quiosco y la soledad que se vivía en aquellos instantes pensaba toda la vida que pasa a través de una ventanilla. Ante eso, puedes ser un mero expendedor de productos y no hacer nada o en cambio interactuar con los clientes y lo que pasa delante de ti, para vender más, sentirte mejor y hacer algo vital; esa puerta a la vida y no algo muerto. Es como “la ventanilla indiscreta” de Alfred Hitchcock y por eso, surgieron cuentos inventados por mí de lo que le puede pasar a cualquier vendedor desde la ventanilla y en cambio otros son historias reales que me sucedieron en mi época de vendedor.

V: ¿Por qué decides contar seis relatos en vez de una sola historia?
MF: Porque me parecía y ha sido así por lo que me dicen ahora al leerlos, que un cuento amigable y corto llega más que muchas páginas escritas que ya serían como una novela. Además, me sirve de excusa para en cada relato abordar disimuladamente aspectos a divulgar vinculados con la discapacidad. Así, aparte de temas más enraizados con la venta del cupón, en otros plasmo asuntos con la deficiencia visual, perros guía entre otros.

V: Al tratarse de un libro de cuentos, ¿a qué público está dirigido tu nuevo libro, más para niños o se trata de historias destinadas a un público más adulto?
MF: Son cuentos para mayores y para interactuar con ellos. Para ponerse en el papel de muchos vendedores y empatizar con ellos. Además, he descubierto en estas primeras semanas con el libro ya en la calle, con gran sorpresa, que muchos jóvenes se han acercado al libro y les ha enganchado con lo difícil que es eso. Por dicha razón, invito también a que mi libro se ofrezca a los adolescentes y jóvenes en general para que conozcan esta labor comercial que trasciende a la venta solamente.

V: ¿Qué nos puedes contar de las ilustraciones de Desde la ventanilla?
MF: Quería que este libro fuera diferente y había que empezar para que no se basara sólo en el texto. Conocí en la radio, mi otro gran medio querido de comunicación, a Chus (María Jesús Cuesta) en una entrevista y me encandilé enseguida con su forma y planteamiento de trabajo realizando ilustraciones. Le propuse la colaboración y en seguida accedió pues para ella era otro reto ya que hasta la fecha sólo había ilustrado trabajos para niños. Puede ser otra paradoja del libro que una persona ciega se preocupe en ilustrar con imágenes su libro, pero ahí Chus me ayudó mucho pues me las describía con minuciosidad y llegábamos siempre a un acuerdo final, fiándome siempre de ella. Da un toque distinto al libro y con esa ilustración anuncia al principio de cada cuento de qué va a tratar invitando a la imaginación total.

V: ¿Qué les dirías a los lectores para animarles a leer Desde la ventanilla?
MF: Que este libro será un buen acompañante durante varios días al disfrutar con su lectura sencilla. Es un libro juego o un juego hecho libro pues invito a los lectores a jugar con sus páginas ya que les pido adivinen que es verdad y que es ficticio en cada relato. En las últimas páginas, desvelo lo verdadero y simulado en cada cuento para que descubran una vez más que la ficción supera muchas veces la realidad. Por último, aparte de este juego y para interactuar más con los lectores, he creado un mail de contacto para que así puedan decirme a través de esa vía directa lo que piensan del libro o de lo que sea. El correo es: desdelaventanilla@gmail.com como podrán comprobar, muchos alicientes aparte de los propios cuentos, para leer esta obra y descubrir un mundo desconocido de los vendedores de cupón que les asemejo cómo hidalgos caballeros al igual que Don Quijote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario