texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 24 de mayo de 2017

Rafa Madueño: “La poesía es el medio por el que mejor canalizo la necesidad de contar lo que siento”

Nuestro gran poeta Rafa Madueño vuelve con su segundo poemario editado por viveLibro Cuando dos son uno, un poemario donde nuestro autor a través de sus geniales versos se pone en el lugar de todas aquellas personas que sufren situaciones dramáticas como es el caso de los inmigrantes, las mujeres maltratadas, el acoso escolar… y donde también podemos encontrar sonetos además de verso libre. Sin duda, Cuando dos son uno es otra de las grandes creaciones de nuestro autor y en la entrevista que os dejamos a continuación él mismo nos cuenta algunos detalles sobre su nuevo libro.



viveLibro (V): ¿Cuándo y cómo surgió la idea de escribir este segundo libro?
Rafa Madueño (RM): Cuando no dejas de escribir, la idea de publicar es cuestión de tiempo, puesto que de material escrito dispones; sólo es necesario que se den las circunstancias oportunas. En este caso fue encontrar a la prologuista ideal, lo que hizo que este libro empezara a tomar forma. Pues es algo a lo que le doy mucha importancia porque creo que un libro debe ser digno del lector desde que este lo abre con el prólogo hasta que lo cierra con la magnífica reseña que ha elaborado Lola Raya. A partir de ahí, la implicación del centro escolar donde imparto clase ha sido fundamental para que el proceso culmine de la mejor manera posible, con una emotiva presentación en la que hemos homenajeado al que fue durante muchos años director del centro.

V: ¿Cuáles son tus referentes en el terreno de la poesía?
RM: Confieso que soy más lector de novela que de poesía; sin embargo, la poesía es el medio por el que mejor y más rápido canalizo esa necesidad interior de contar lo que siento y lo que pienso. Esto no es óbice para que haya leído a los clásicos, especialmente a Machado y a Bécquer, este último a edad más temprana. Pero sería injusto no mencionar a un autor y una de sus poesías, Reloj de arena de Aquilino Duque, que hizo renacer en mí el placer por volver a disfrutar de este arte. Posiblemente, si en aquella tarde que viajaba de Cazorla a Montoro con la compañía de Canal Sur Radio, no hubiera escuchado en la voz de Jesús Vigorra ese precioso poema, ni este libro ni el anterior, estarían hoy en la calle.

V: ¿Cómo compaginas tu trabajo como maestro y tu faceta poética?
RM: No es difícil porque ambos los puedo catalogar como hobbies, en el buen sentido de la palabra, me gusta mi trabajo y lo disfruto. La poesía, como comentaba antes, no deja de ser una herramienta que necesito para liberar mis sentimientos e inquietudes, es un desahogo, terapia pura.

V: ¿Qué es lo más fácil y lo más difícil de escribir poesía? Y ¿qué ha sido lo más fácil y lo más difícil de escribir Cuando dos son uno?
RM: En este libro incluyo cinco sonetos y tengo claro que es lo que más me cuesta, su inclusión ha sido una especie de reto personal, pues pienso que el “bautismo” de un poeta se produce cuando se atreve con este tipo de composición. De manera natural en mí fluye el verso octosílabo y encontrarse encorsetado por la rigidez de este tipo de composiciones y una métrica diferente hace que le tenga que dedicar más tiempo de lo habitual. Y lo fácil, pues está claro que el verso libre te permite expresarte sin ningún tipo de condicionante y presenta menos dificultad.

V: ¿Qué distingue a Cuando dos son uno de otros textos que has escrito antes?
RM: Mi anterior poemario “Poemas descarnados…” como su propio nombre indicaba era muy personal, comentaba el otro día en la presentación de Cuando dos son uno en Montoro, que los que nos animamos a escribir poesía somos una especie de nudistas espirituales y así me sentí tras su publicación. Éste, como digo en el prefacio, es más empático, en el sentido que intento ponerme en el lugar de personas que viven situaciones dramáticas como es el caso de la inmigración, donde personas se juegan la vida en su huida; las mujeres que sufren maltrato; el acoso escolar o los jóvenes que deben decir adiós a su país para buscarse un futuro fuera. Evidentemente en Cuando dos son uno también hay muchos pedacitos de mí y mis vivencias plasmados en sus páginas.

V: ¿Qué les dirías a los lectores para animarles a leer Cuando dos son uno?
RM: Difícil pregunta, quizá los invitaría a leer poesía como lo hago yo, busco belleza en las palabras y cuando la encuentro, lo que ocurre es maravilloso. No sé si la encontrarán en este libro pero estaría encantado de que fuese así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario