texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 13 de diciembre de 2016

José Andrés Antón: "Apuntes del ocaso' creo que es una novela más de sentimientos que de personajes"

Las conversaciones que pueden tener muchos de nuestros lectores con algún familiar, bien cuando ya están haciendo repaso de todo lo vivido o bien cuando por el paso del tiempo deciden ponerse en contacto con esa persona que hace mucho tiempo que no ven... Es lo que de alguna manera nos quiere transmitir nuestro autor José Andrés Antón en su primera novela Apuntes del ocaso.

Una novela que refleja la historia de Juan y como él recuerda todo lo que ha vivido y todos los recuerdos que tiene sobre su vida a través de las cartas que escribe a su única sobrina. Una novela como bien nos indica José Andrés tiene que ver más con sentimientos que con personajes.

A continuación os dejamos con la entrevista a nuestro autor donde nos cuenta algunos secretos que podemos encontrar en esta novela.




viveLibro (V): José Andrés, ¿qué te llevó a lanzarte al mundo literario?, ¿es una idea que nació en ti desde pequeño?
José Andrés Antón (JAA): Escribo desde que tengo uso de razón, es un impulso inevitable, como una válvula de escape. Lo de lanzarme al mundo literario nunca estuvo entre mis planes, al menos inmediatos, tal vez, creo, por pudor de que alguien lea y juzgue lo que escribo.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en Apuntes del ocaso?
JAA: Encontrarán el relato de los meses postreros en la vida de un hombre de cierta edad al que la vida ha golpeado duro en los últimos años, a través de sus propias notas personales (no un diario exactamente, pero algo parecido), y de las cartas que escribe al único familiar que le queda, una sobrina que vive en el extranjero y que le ha prestado su apoyo desde la distancia.

El lector encontrará opiniones sobre la actualidad, recuerdos, reflexiones, sentimientos, algunas últimas y pequeñas aventuras, soledad y la paradójica sensación de desear la muerte y, al mismo tiempo, temerla.

V: ¿Qué quieres transmitir con esta novela?
JAA: No me planteé transmitir nada esencial, no hay ningún propósito previo. Simplemente salió, como sale todo lo que escribo. Otra cosa es que logre transmitir algunas cosas, espero que sí, pero eso han de decirlo los lectores, si los hay.

V: ¿Qué nos puedes contar de los personajes que aparecen en ella?
JAA: Juan, el protagonista, se muestra descarnado y sin caretas en sus apuntes, no en vano son para él, no hay destinatario. Otra cosa son las cartas a su sobrina, donde quiere tranquilizarla unas veces y agradarla otras. Irene, la sobrina, es el motivo o eslabón que da sentido al libro, que le permite existir. Luego hay otros personajes, el doctor Sarriá, Patrocinio, el Padre Ángel, Paco, y otros que pasan por su vida durante esos meses. El lector dirá si tienen algún interés, yo no lo sé. Creo que es una novela más de sentimientos que de personajes.

V: ¿Qué parte o partes han sido para ti más fáciles y más difíciles de escribir?
JAA: Fácil no ha habido nada, sí muy gratificante. Lo más difícil, tal vez encontrar el tono, la palabra adecuada para cada momento o emoción, especialmente al repasarlo una vez que hube tomado la decisión de intentar publicarlo.

V: ¿A la hora de ponerte a escribir tienes alguna manía?
JAA: No tengo especiales manías o supersticiones al escribir. Quizás que escribo siempre a mano la primera vuelta y muchas veces también el primer repaso. Después ya corrijo y perfecciono (o estropeo) transcribiendo al ordenador. Pero cuando la musa aparece, tiene que haber un cuaderno y un bolígrafo cerca.

V: ¿Qué escritor o escritores te han servido de inspiración?
JAA: Se me ocurre que los de la generación del 98. Además Pérez Galdós, Cela, Delibes, Borges… tantos. Pero el principal, sin duda, Baroja, su lectura es para mí un placer incomparable. Otra cosa es llegarle siquiera a la suela de los zapatos.

V: ¿Tienes algún otro proyecto que vaya a ver la luz próximamente?
JAA: Veremos cómo me siento tras esta experiencia. Nunca he escrito teatro y me apetece mucho, será un reto ponerme a ello. Tengo bastantes relatos, es una posibilidad, y también poemas. Pero la poesía son palabras mayores, no creo que me atreva. Ya veremos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario