texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 11 de mayo de 2016

Entrevista a Manuel Pena, autor de «Tejados de lata»

El próximo viernes 13 de mayo nuestro autor Manuel Pena presentará en Vigo su libro Tejados de lata, un libro que narra la historia de un dramático viaje en busca de sí mismo. A continuación os dejamos con la entrevista a Manuel para descubrir algunos de los secretos de esta extraordinaria historia.



viveLibro (V): ¿Qué lleva a Manuel Pena a embarcarse en una aventura como es la de escribir un libro? 

Manuel Pena (MP): Lo que me ha llevado a escribir fue algo instantáneo, sin más una tarde en una cafetería, mientras me tomaba un café. Extraje una servilleta del servilletero que se encontraba sobre la mesa y comencé a escribir plasmando sobre aquel pequeño trozo de papel lo que mi mente me dictaba. En esta solo había un pensamiento, escribir, fue automático y no necesite ni dos minutos para comenzar esta historia.

He sufrido varias experiencias en mi vida no muy agradables y una de ellas fue el fallecimiento de un amigo que se llamaba Ángel. Él fue sin duda mi inspiración, al recordar las conversaciones tan amenas que manteníamos. Era un hombre integro, leal y trabajador, y mejor amigo. Todos estos recuerdos hicieron que avivarán en mí la necesidad e ilusión por la escritura.

(V): ¿Puede compararse la tarea de escribir un libro al viaje incierto del que habla tu novela? 

(MP): Yo creo que escribir un libro es algo más que un simple relato o historia. Para mí es una vivencia, una experiencia de la cual puedes extraer cosas positivas, ya que posees el poder de con tus propias palabras o frases plasmadas sobre un papel relatar todo aquello que a muchas personas les puede estar sucediendo. Y sí creo que puedes viajar con ello, con esos sentimientos y emociones que a veces la vida te pone delante y no eres capaz de reconocer porque a veces estamos tan ciegos que no valoramos lo más importante que tenemos, la vida.

La codicia nos impide ver con claridad la realidad de nuestra propia existencia. Eso fue lo que les ocurrió a los personajes de la novela. Tomaron el camino equivocado forzados por una situación límite, que no valoraron bien sus consecuencias.

(V): ¿Eres de esos escritores a los que escribir les supone la mejor terapia?

(MP): Sí, más que un terapia me supone una satisfacción porque me siento realmente integrado e inmerso en la historia que estoy relatando en ese momento. Lo vivo y lo siento como si formará parte de mí. Es una auténtico placer poder plasmar lo que sale de tu interior en un trozo de papel, y que alguien algún día pueda leer lo que tú has escrito con tanto cariño y esfuerzo. 

(V): ¿Es la vida real como retratas en tu novela? ¿La única forma de avanzar es llevándose por delante al resto en tu camino?

(MP): Creo que sí, que lo es. La sensación de sentirse seguro a cualquier nivel de la vida es incierto, con esto no pretendo ser pesimista, pero sí realista, los miedos que nos rodean diariamente, como la inseguridad laboral, la personal, las dudas,  la falta de comunicación entre nosotros nos hacen ser y sentir ciertamente un tanto egoístas y muy individualistas. No exteriorizamos nuestros temores o miedos porque no encontramos a la persona o personas que nos puedan ayudar.

Los ejemplos pueden ser infinitos pero por poner alguno dime cuantas familias conoces que la conversación con sus hijos sea fluida y permanente. Vamos dejando en el olvido lo que realmente importa, la comunicación entre nosotros. 

(V): ¿Hay algo de tu alma gallega reflejada en estas páginas?


(MP): Es cierto soy Gallego y de una preciosa ciudad como Vigo. Pero para mi el alma no tiene fronteras ni límites. Es cierto que nuestro carácter puede a veces parecer un poco serio, dicen que se debe al clima, yo ni lo sé. Como cuento anteriormente, el alma no tiene fronteras y tod@s somos dueños de nosotros mismos, nuestros actos y decisiones. Sólo nuestra alma y conciencia tienen derecho a juzgarnos. No podemos ponerle fronteras a algo que no vemos pero que sí sentimos. Si lo hacemos nuestro error será mayúsculo. Mi alma no tiene país, su única propiedad soy yo para lo bueno y lo malo.

(V): ¿Tienes nuevos proyectos en mente? ¿Dónde veremos próximamente a Manuel Pena?

(MP): Sí que tengo más proyectos. Llevó escribiendo cuatro años y me gustaría seguir contando con vuestra colaboración. Tengo que agradecer la confianza que habéis puesto en mí para este proyecto, y si todo va bien tengo ya escrita la segunda parte de Tejados de lata, que trata sobre la dura vida de una de sus protagonistas.

¿Dónde me veréis? Pues la vida y el destino lo dirá yo pienso seguir escribiendo, pintando... Me gustaría volver a Madrid, nos encantaron vuestras instalaciones y el trato tan cordial que hemos recibido por parte de Ignacio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario