texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 10 de mayo de 2016

Cinco escritores que se suicidaron

La figura del escritor siempre se ha relacionado con un perfil de persona filántropa, solitaria, falto de habilidades sociales, que si bien no se cumple siempre, la verdad es que la tenemos incrustada en nuestro cerebro. Por ello, no debería sorprendernos que muchos de los autores de las novelas más importantes de la historia decidieran poner fin a su vida antes de tiempo, y es que nada mejor que una muerte impactante para acabar de encumbrar a una leyenda.

Como las vidas de la gente que dedica su vida a las letras no son las más famosas, hoy, desde viveLibro, os traemos un post en el que os contamos los cinco autores cuyo suicidio más nos ha sorprendido. 






Ernest Hemingway: el autor de El viejo y el mar siempre ha tenido fama de tener un problema con la bebida, de tener problemas de comportamiento y de llevar una vida exageradamente huraña, por ello no es de extrañar que un día antes de cumplir los 62 años decidiese terminar con su vida mediante un disparo en su cabeza con la escopeta que siempre había tenido en casa para protegerse de posibles criminales.

Mariano José de Larra: es el escritor que decidió terminar con su vida a la edad más temprana. Tan solo contaba con una veintena de años cuando decidió dispararse en la sien en su domicilio madrileño. También conocido como «Fígaro» en su actividad periodística, es uno de los principales escritores del panorama literario español del siglo XIX.

Séneca: pensador romano que era conocido por la fuerza que atesoraba, y no es para menos, pues los intentos de terminar con su vida tuvieron que sucederse hasta que finalmente lo consiguió gracias a su asma y a un baño de vapor. Previamente había probado rajándose la tripa y envenenándose, pero no dio resultado.

Emilio Salgari: este escritor es famoso por su obra Sandokán, sin embargo, pese a la reconocimiento que atesoraba en su época, decidió terminar previamente con su vida a la corta edad de 49 años rajándose el vientre con la cuchilla que había utilizado dicha mañana para afeitarse. Se ve que cortaba…

David Foster Wallace: destacaba por la gran fama que atesoraban sus cuentos, y es que llegó a ser considerado el mejor autor norteamericano vivo, sin embargo, en 2008 apareció ahorcado en su domicilio de California. Quién sabe hasta donde le hubiesen llevado sus historias.

Está visto que para ser un gran escritor hace falta muchas cosas, pero quizás llegar al suicidio es algo extremista. ¿Conocíais a estos escritores? ¿Conocéis alguna anécdota más?

1 comentario:

  1. John Kennedy Tool, autor de La conjura de los necios, también se suicidó antes de publicar alguna de sus novelas

    ResponderEliminar