texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 25 de agosto de 2015

La magia de las librerías de barrio


A la hora de comprar libros, actualmente tenemos numerosas opciones y me refiero, sin ir más lejos al formato. Ya sabéis que yo soy fan de los libros de papel, pero también entiendo que la tecnología está presente en nuestras vidas para hacérnosla mucho más fácil y de ahí que existan los libros electrónicos. Mis razones para ser una fan acérrima de los libros tradicionales, los de papel, ya os las conté hace tiempo y volviendo a leer lo que escribir no me queda otra que reafirmarme en lo que escribí.



Pero leyendo aquellas frases me ha surgido otro camino que defender, con el que muchos a lo mejor no estaréis de acuerdo, y otros muchos sí, pero en eso está lo bueno, en que todos tenemos nuestras propias ideas. En esta ocasión quiero hablaros de esa magia que también desprenden las librerías de toda la vida. Esas librerías de barrio que desgraciadamente cada vez son menos pero que por mucho tiempo que pase siguen desprendiendo esa magia que las hace especiales. A la hora de adquirir mi nuevo libro siempre recurro a ellas, y vosotros os preguntaréis por qué, simplemente por lo que os he comentado por esa magia que desprenden, por la cercanía que las envuelve, cercanía de la que tienen culpa las personas que trabajan en ella, que incansablemente abren su negocio todos los días a pesar de la competencia que ofrecen las grandes superficies y el resto de librerías que todavía siguen estando abiertas para hacer las delicias de los más nostálgicos como yo… y os preguntaréis que qué tienen de malo las grandes superficies donde también se venden libros… pues en realidad no tienen nada de malo simplemente es cuestión de gustos, ¿no? Yo sigo apostando por esas conversaciones con los libreros que regentan esos negocios, conversaciones sobre libros, sobre literatura, recomendaciones de libros de si el último título de tal autor es bueno o no, de si ese mismo autor ha metido la pata o por el contrario ha escrito la mejor obra de toda su carrera… de un autor novel que gracias a la autopublicación y a la autoedición ha podido cumplir su sueño y sacar su primera novela o su primer poemario, de lo bien que este chico o chica escribe y de lo importante que es apoyar a este tipo de escritores para que la pasión por la literatura no muera nunca…

Y muchos me diréis, eso también lo puedes encontrar en las grandes librerías o en los centros comerciales, ya pero vamos a ser sinceros tanto nos quejamos de que no tenemos tiempo para leer y me vais a decir que vamos a tener tiempo para recorrernos esos pasillos interminables llenos de libros para encontrar a ese autor novel del que os estoy hablando… Como decía todo es cuestión de gustos igual que si nos gusta leer novela, ensayo o poesía… pero para mí que una persona dedique su tiempo a aconsejarte qué es lo mejor que tiene en sus estanterías o que si te has decidido a leer a tal autor es mejor que te lleves tal libro suyo y no otro sigue teniendo su magia en este nuevo mundo lleno de tecnología en el que no tenemos tiempo ni para tomarnos un café con nuestra madre o nuestro hermano. Sí yo sigo viendo un montón de magia y encanto en las librerías de barrio, en las de toda la vida, ya sea de mi barrio o en el de al lado… Qué mejor que hablar de libros que con una persona que no ha hecho otra cosa en la vida que estar rodeado de ellos. , a mi parecer, no tiene esta magia que os comento y por ello vuelvo a recalcar mi pasión por los libros físicos… y muchos me diréis, esas mismas opiniones las puedes encontrar en Internet… ya pero volvemos a lo mismo, donde está la conversación, la posibilidad de charlar durante un par de minutos con alguien de lo que mejor se le da en esta vida.

Por ello, yo son fan de la librerías pequeñas, de las de toda la vida, porque la magia que tienen y las posibilidades que podemos encontrar en ellas no las encontraremos, me digáis lo que me digáis, ni en un centro comercial ni mucho menos delante de una pantalla buscando en Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario