texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 4 de agosto de 2015

José Miguel Vila: ''Cualquier conflicto tiene una raíz histórica por debajo, que no surge de la noche a la mañana''

José-Miguel Vila, periodista, ha trabajado y colaborado en agencias de prensa, periódicos, revistas, gabinetes de prensa, direcciones de Comunicación (en los últimos años, como director gerente y director técnico de Comunicación en la ONCE y como DIRCOM de su grupo de empresas, CEOSA) y medios audiovisuales entre otros. Últimamente ha trabajado en RNE, Onda Cero Radio, Radio Inter y Canal 11. Desde 2011 publica una columna semanal de opinión en Diario Crítico y desde 2014 hace también crítica teatral en esas mismas páginas electrónicas. Ha recibido el premio Internacional de Periodismo de Colombia Sociedad para Todos, por su libro Con otra mirada (2003). También ha escrito Mujeres del mundo (2005), Prostitución: Vidas quebradas (2008), Dios, ahora (2010) y Modas infames (2013).



Vivelibro: José Miguel, ¿qué te llevó a escribir Ucrania frente a Putin
José Miguel: Desde que en 1991 se desintegrara la antigua URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), Rusia siempre me había parecido un león dormido y sabía que, más tarde o más temprano, tenía que despertar. Cuando eso sucede, quien más peligro corre es quien está más próximo al rey de la selva. En este caso, ha sido Ucrania. Su vecindad, su historia común, incluso su lengua común (el ruso sigue utilizándose como lengua culta en Ucrania), las intenciones pseudoindependentistas de Crimea y de otras regiones del este de Ucrania y la tibieza en la respuesta que se ha encontrado Putin en la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europea y de los Estados Unidos de América (EUA), han sido el escenario perfecto para que el presidente ruso haya encontrado el resquicio por donde colarse para volver a ser alguien en el panorama internacional. Rusia, desde luego, ha cambiado su status antes y después de haber invadido Crimea y, en el orden interno, Putin es ahora mucho más popular entre el electorado ruso de lo que era antes de la invasión.

VL: ¿Cómo definirías actualmente este conflicto? 
JM: El conflicto ruso ucraniano es de los que ahora se llaman de baja intensidad porque en él las partes en conflicto -en este caso, mucho más Rusia, evidentemente- no sacan a la calle todo el potencial bélico, económico, político y diplomático de que disponen y, además, porque hay muchos otros intereses y actores en liza como para que, tarde o temprano, y de una u otra forma, el conflicto acabe siendo tratado (que es tanto como decir “negociado”) en alguna mesa diplomática en la que se intente buscar un nuevo status tanto para la zona en litigio, es decir, Crimea y el este de Ucrania, como en la relación entre los dos contendientes. Ese momento aún no parece próximo porque, aunque los bombardeos en Lugansk y Donetsk ya no ocupen las portadas de los telediarios, informativos y periódicos de papel o digitales europeos, la realidad en la zona no ha cambiado básicamente desde hace más de un año. Vamos, que siguen habiendo bombardeos, odio entre pro y antirrusos, escasez de alimentos y productos de primera necesidad, calles levantadas por los bombardeos, cortes frecuentes de luz, agua y gas (ya veremos la nueva vuelta de tuerca de Putin cuando llegue el invierno en Ucrania), etc. La Unión Europea y EUA siguen creyendo que las sanciones económicas impuestas a Rusia, junto a la bajada del precio del petróleo, acabarán haciendo mella en la economía rusa y, después, en la popularidad del presidente Putin, pero eso está aún por ver. La impresión que yo tengo es que Putin sigue teniendo el respaldo de su pueblo porque ha resucitado un cierto sueño imperialista que la URSS había heredado de los antiguos zares y que ahora Putin abandera de nuevo.

VL: ¿En qué documentación te has basado para escribir este libro? 
JM: En medio de todo este maremágnum entre rusos y ucranianos, a principios de 2014, en plena revuelta del Euromaidán, busqué libros que trataran de dar respuesta a los muchos interrogantes que me surgían sobre la génesis del conflicto, las relaciones históricas entre los dos países, las posibles razones económicas, políticas, diplomáticas y de toda índole sobre el mismo, y no encontré ninguno que aportase todo esto, así es que me puse a investigar y, después de un año de lecturas de todo tipo (libros, tesis, ensayos, reportajes, crónicas, artículos de opinión...), decidí que sería yo quien lo escribiría. Ese libro es Ucrania frente a Putin.

VL: ¿Qué van a encontrar los lectores en Ucrania frente a Putin
JM: Un libro escrito de forma honesta (todas las fuentes están reseñadas), en un estilo directo, sencillo y claro -lo cual no le resta ni un ápice a su rigor- acudiendo -ya lo dije antes- a diversas fuentes bibliográficas y periodísticas sobre el conflicto, por un lado, y, por otro, a opiniones de ucranianos que viven entre nosotros, y que provienen de las zonas involucradas en el conflicto, además de un militar y un profesor de Derecho Internacional Civil españoles, que han vivido en la zona durante unos años y que pueden aportar, como de hecho hacen, un punto de vista objetivo y cercano a la vez. En conjunto, creo que puede concluirse que cualquier conflicto tiene una raíz histórica por debajo, que no surge de la noche a la mañana, imbricada siempre con intereses políticos, económicos, diplomáticos y de otra índole, que hacen que su solución no sea nunca simple, y en la que las partes -como en todo acuerdo- deberán tener amplitud de miras y saber que lo mejor a veces es enemigo de lo bueno. Todos tendrán que ceder, que es tanto como decir que todos tendrán que perder algo si buscan de verdad que el conflicto cese cuanto antes.

VL: ¿Qué puntos destacarías de tu libro? 
JM: Primero, que es un libro de plena actualidad. Se publicó a principios de 2015 y todo lo que se dice en él está plenamente vigente. Desgraciadamente creo que seguirá estándolo unos cuantos años más porque a Putin le interesa que siga siendo un conflicto, de baja intensidad como decíamos antes, pero un conflicto. En segundo lugar, que no he querido hacer un tocho académico, sino una especie de gran reportaje periodístico con todos los enfoques esenciales: de dónde partimos históricamente; cuáles son las características de población, geográficas, políticas, económicas, etc. del país; cuál es la situación hoy en día; cuáles son los riesgos que comporta mantener esta situación de conflicto para el escenario internacional y, por último, cuáles pueden ser las vías de solución que, desde luego, pasan por no cortar los puentes de diálogo entre las partes y los vecinos y aliados implicados directa o indirectamente en el conflicto.

VL: ¿En qué otros proyectos estás trabajando actualmente? 
JM: Sigo escribiendo columnas de opinión sobre temas de actualidad en Diario Crítico (generalmente los lunes, pero a veces también entre semana), haciendo crítica teatral en esas mismas páginas electrónicas de actualidad, entrevistas a grandes personajes de la actualidad cultural y, además, estoy preparando un libro que tendrá que ver con la cultura de este país en las últimas décadas -desde que venimos disfrutando del mayor periodo de democracia de nuestra historia- y algunas otras cosas más, pero que no sé hoy muy bien si acabarán o no siendo un nuevo libro. Eso, en todo caso, es lo de menos. Lo más importante es saber que uno tiene lectores, que lo siguen y, en la medida de lo posible, que en sus análisis sigue imperando el sentido común y que él marca las líneas que no se pueden traspasar si se quiere seguir viviendo en paz y libertad junto al resto de nuestros compatriotas. En todo caso, seguiremos viéndonos en ViveLibro porque casi todos mis libros anteriores están ya editados también aquí, y os lectores pueden encontrarlos en formato digital. Y si quieren seguirme por otras vías, basta con que tecleen mi nombre en cualquier buscador y podrán hacerlo también... En todo caso, agradezco siempre su atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario