texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 29 de julio de 2015

La importancia de tener un apoyo a la hora de escribir

Estamos acostumbrados a leer o escuchar que lo mejor a la hora de ponerse a escribir es estar solo y relajado en un sitio dónde estemos cómodos. Claro que es una buena manera de concentrarse y de inspirarse, pero aunque la labor d escribir es solitaria, a veces hace falta un buen apoyo. En este caso, el apoyo tiene que venir de algún compañero, es decir, nadie mejor que otro escritor para hacer un poco de terapia. 


A veces cuando llevas tiempo escribiendo y te quedas atascado, lo mejor es salir a dar una vuelta y quedar con alguien que te entienda y que comparta tantos tus pasiones como frustraciones sobre el mundo literario. La persona indicada es otro escritor. Lo cierto es que las reuniones de escritores, aunque sean a partir de talleres nacidos alrededor de la simple y pura amistad, sirven para mucho.
La labor del escritor suele ser solitaria y muchas veces autodidacta, y aunque en los medios podemos encontrar mucha información, lo cierto es que no hay nada como quedar en persona y hablar un rato de nuestros deseos, temores y proyectos. ¿Qué te puede aportar quedar de manera regular con otros autores?

1.- Ver que no eres el único que le roba horas al día para escribir, para crear una historia. Nada de tener que explicar a tu familia y amigos por qué te quedas en casa: ellos también lo hacen.

2.- Ganar confianza en tu trabajo es otra de las ventajas. Antes de enviar tu novela a un agente o moverla por el mercado editorial tú solo, formar parte de un grupo puede darte un elemento más a la hora de enseñar tu novela o relato. Si formas parte de un grupo acostumbrado a criticar el trabajo de los demás mejorará tu ego de escritor, ese mal endémico que sufre la mayoría de autores y que les deja incapacitados a la hora de aceptar que le toquen una sola coma de su texto.

3.- Conocer cómo va la obra de los demás también ayuda. Saber que tarde o temprano te van a contestar o bien que tal o cual editorial tardan más -o menos- de lo normal en aceptar un manuscrito siempre está bien. Compartir los momentos difíciles ayuda a pasar mejor el mal trago.

También es importante formar parte de una comunidad para estar a la última en lo que a novedades se refiere. Qué editoriales están aceptando nuevos manuscritos, concursos, antologías abiertas. Incluso para conocer qué tendencias son las que se están moviendo en el mundillo editorial. En resumen, formar parte de un grupo de escritores tiene numerosas ventajas a la hora de conocer mejor el oficio de escribir y de estar al tanto de cómo se tienen que hacer las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario