texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 16 de junio de 2015

Cinco consejos para inspirarte a la hora de escribir

Encontrar la inspiración muchas veces no es nada fácil. Las musas no siempre acompañan y, aunque te mueras de ganas por escribir, esas ideas no te vienen a la cabeza o si te llegan eres incapaz de explicarlas con palabras. Este bloqueo literario es conocido por aquellos que se dedican a las letras, pero hay maneras de evitarlo. Hoy te traemos cinco consejos para inspirarte a la hora de escribir tu obra y las maneras más curiosas que tienen algunos escritores para conseguir una escritura fluida.



1.- Encuentra tu lugar de escritura: es importante que te sientas cómodo y relajado para que las ideas vayan apareciendo. Es importante que estés a gusto tanto en el lugar donde estas escribiendo como con el material que estás usando para ello.

2.- Apunta las ideas que tengas inmediatamente: No descartes ninguna idea, apuntalas todas en un cuaderno según te vayan viniendo a la cabeza. Si estás en la cama, a punto de dormirte, y se te ocurren ideas apuntalas en ese momento puede que a la mañana siguiente sea demasiado tarde.

3.- Mira a tu alrededor: Las ideas no vienen de la nada, el escritor antes de escribir, observa. Fíjate en las personas, las cosas, los colores, las noticias, los temas de los que se hablan. Hay mil historias esperando ser descubiertas.

4.- No temas dar rienda suelta a la imaginación: Las mejores ideas nacen cuando se están desarrollando otras ideas, así que no temas dejarte llevar por la imaginación. Toda idea es buena aunque luego la acabes desechado puede que te ayude a encontrar otra que te interese más.

5.- Evita toda distracción: Cierra Twitter, Facebook y deja el móvil a un lado. Es importante que te centres en escribir y en plasmar con palabras todas esas ideas que tienes.

Algunos escritores tenían su propias maneras de conseguir esas inspiración y concentración. Te ponemos algunos ejemplos curiosos: Goethe escribía de pie porque le desconcentraba el sonido del lápiz arañando el papel.

Robert Graves escribía en su casa de Mallorca, en una habitación donde todo estaba hecho a mano (exceptuando los interruptores de la luz). Decía que estar rodeado de cosas construidas de forma artesanal era importante para su actividad creativa.

Pío Baroja, que pegaba los folios con engrudo para obtener un papel continuo que le permitiese escribir sin descanso.

Ortega y Gasset se tomaba muy en serio eso de que tener una mesa firme y amplia y en ocasiones usaba la mesa del comedor de su casa hasta que la familia, hambrienta, decidía poner punto y final al trabajo para poner los platos.

¿Y tú, que haces o que métodos sigues para conseguir la inspiración? Compártelo con nosotros vía twitter @infovivelibro

No hay comentarios:

Publicar un comentario