texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 9 de junio de 2015

75 años de historia de la Feria del Libro de Madrid

¿Sabías que la Feria del Libro de Madrid ya tiene 75 años? La Feria del Libro de Madrid está celebrado ahora 75 años, que no ediciones, llenos de historias. La Guerra Civil española provocó un paréntesis en este acontecimiento que se ha celebrado ya en 67 ocasiones. La Feria del Libro es sin duda uno de los eventos culturales más importantes del país. ¿Te apetece conocer más sobre su historia?



Los antecedentes más remotos de la Feria del Libro los encontramos en las ferias madrileñas de San Mateo y San Miguel, establecidas por Juan II en 1477, muy pocos años después de que la imprenta se implantara en España. En esos tiempos, los libros aparecían mezclados con los cuadros, las cerámicas, los tapices, aperos de labranza y otros productos y utensilios.

El 23 de abril de 1933 se celebraba la primera Feria del Libro, que contó con 20 firmas editoriales, todas ellas madrileñas. Durante los siete días que duró el evento, se vendieron libros por un importe de 43.340 pesetas, una fortuna para la época. Fernando de los Ríos, ministro de Instrucción Pública, acogió calurosamente este acontecimiento.

Aunque la primera Feria se celebrara años antes, no fue hasta 1936 cuando la feria tuvo carácter oficial, aunque la Guerra Civil truncaría la continuidad del evento. El jefe de Estado, Manuel Azaña, fue el encargado de inaugurar la edición, que contó por vez primera con un apartado dedicado a los más pequeños: el Día del Niño. Unos años después, en 1959, se instalaría por primera vez una feria del libro infantil, integrada por cinco casetas.

Antes de trasladarse al Parque del Retiro, en 1967, la Feria del Libro se celebraba en Paseo de Calvo Sotelo, hoy Paseo de Recoletos. La mudanza sembró polémica, y fueron varias las voces que se mostraron opuestas a la nueva ubicación, por temor a una bajada del número de visitantes.

La década de los 60 se convierte en época dorada para la feria: crece el número de casetas, de público y se empieza a prestar atención a la literatura para niños. Ante el éxito de la Feria del Libro de Madrid, ciudades como Santiago de Compostela, San Sebastián o Granada organizan certámenes similares.

Los años 70 vienen marcados por el incremento de las casetas, que tuvieron que distribuirse en tres filas, por lo que aquella edición fue conocida como «de tercera fila». Paralelamente, se colocan casetas en otros puntos de la ciudad, como Plaza de Castilla, Vallecas o Cuatro Caminos. La lluvia propició que las casetas, originalmente de madera, fueran elaboradas con otros materiales como cemento o aluminio, más resistentes al agua.

La política sigue marcando la feria en los 80. Arranca la década con una edición plagada de caretas y máscaras alusivas a la necesidad de hacer efectiva la libertad de expresión que recogía la Constitucion del 78.

La feria de 1981 —cuya oferta vino marcada por la producción literaria inspirada en el 23-F— se conoce como 'Feria de la despedida', pues fue la última que organizó la Comisión de Ferias y Exposiciones del Instituto Nacional del Libro Español (INLE), tras casi 40 años haciéndolo. El año siguiente, es una comisión intergremial de libreros, editores y distribuidores quien asume la organización de la feria, que es rebautizada como 'Feria del Libro de Madrid'.

La Feria del Libro que se celebra anualmente en el Parque del Retiro de Madrid es hoy uno de los principales acontecimientos culturales del país. No sólo es un escaparate privilegiado para las novedades editoriales, sino que además permite tomar el pulso del público lector, y poner en contacto a éste con los autores que admiran, pues las firmas se han convertido en uno de los elementos estrella de la feria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario