texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 21 de octubre de 2014

Rafael Humanes: “El fundamento del método Pilates está en ti, el instructor”

El Pilates se ha convertido en una práctica muy extendida en los últimos años. Para ayudar a todas las personas que quieren practicar esta técnica desde casa y para saber cómo hacerlo correctamente, Rafael Humanes, ha escrito ‘Pilates. Guía del instructor’. A continuación os dejamos con su entrevista donde nos cuenta todos los detalles sobre su libro.



viveLibro (V): ¿Cómo surgió la idea de escribir su libro? ¿Alguna inspiración?
Rafael Humanes (RH): surgió por dos motivos: uno porque muchos alumnos de nuestro centro quieren practicar algo de Pilates en casa, este libro presenta secuencias de ejercicios que puede realizar cualquier persona de forma segura. y dos: En mis cursos de formación los alumnos tenían que copiar mis explicaciones y no prestaban atención a mis demostraciones con lo cual surgió la idea de realizar una guía para ellos.

V: ¿Cómo describiría su libro ‘Pilates. Guía del Instructor’?
RH: Esta obra se presenta como una guía universal para estudiantes y profesores que deseen ampliar sus conocimientos y profundizar en el método. Incluso para aquellas personas que se inicien en Pilates y quieran practicarlo de forma segura y sencilla en casa.

Se presenta en dos partes muy bien diferenciadas; una, los principios del método Pilates donde se profundizan en ellos con ejercicios prácticos e imágenes y otro las secuencias de ejercicios de forma progresiva que puedes practicar fácilmente y las asistencias que pueden realizar los instructores a sus alumnos.

V: ¿En qué se diferencia tu libro de otros?
RH: Cuando te pones a revisar bibliografía encuentras infinidad de libros pero todos muestran los ejercicios básicos de Pilates, este libro se diferencia por la profundización que se da en el tema y es fácil y sencillo de entender.

Se profundiza en los principios del método con muchas evidencias científicas y casos prácticos. se muestran secuencias de ejercicios mas simples a más complejos hasta llegar al ejercicio clásico que realizaba Joseph Pilates, con lo cual es fácil de poder enseñar y aprender. Y además para los instructores se muestras posiciones de asistencias hacia los alumnos con muchas imágenes y detalles. Estas tres cosas hace que se diferencie de otros libros.

V: ¿Cómo diferenciar un buen monitor de otro no tan bueno?
RH: El buen instructor es aquel que sabe llegar a todos de forma individualizada, aunque esté con 15 personas a la vez. Los alumnos tienen que marchar con la sensación de que les has atendido de forma casi privada; simplemente por un gesto, una mirada, una expresión, una asistencia o una indicación te ganarás el respeto y el cariño de todos ellos. La mejor forma de transmitir y conectar con el alumno es a través de las asistencias. Con un simple contacto eres capaz de llegar a explicar sin palabras lo que quieres enseñar.

Mostrar los ejercicios es sumamente fácil; lo complicado es transferir los principios. Siempre piensa que, con una simple asistencia, te ahorrarás miles de palabras y explicaciones. Si eres capaz de emitir por medio de sensaciones te diferenciarás de otros instructores. Y, lo más importante, estarás dando calidad a tus alumnos. El instructor debe adaptar las progresiones, ejercicios, variantes o materiales a las necesidades de cada persona. En esta guía, te daré las herramientas para que puedas acondicionar todas aquellas circunstancias que puedan aparecer de forma imprevista.

V: ¿Qué debe de tener un buen instructor?
RH: El fundamento del método Pilates está en ti, en el instructor. Muchas son las capacidades que debes tener, pero solo una, la más importante: la dedicación a tus alumnos. Los ejercicios son importantes pero fáciles de acceder. Los principios son fáciles de comprender, difíciles de transmitir. Tienes que llegar a cada persona. Hay que transmitir los principios a través de las sensaciones; con un simple toque, con una asistencia o con una indicación, la conexión entre alumno e instructor debe fluir. En cada momento debes ponerte en la situación de cada persona; experimentar las sensaciones para poder entender a cada uno.

Debes entrar en su mente, comprender y guiarles en la dirección correcta. Cuando consigas adentrarte podrás anticiparte, predecir sus reacciones, sus sensaciones, sus miedos y sus alegrías, así te ganarás su confianza. En ese momento, conseguirás fidelizar a un alumno.

El buen instructor es aquel que sabe motivar, predecir y, sobre todo, adaptarse. Sabe solventar cualquier problema en un momento determinado. Debes estar preparado para cualquier circunstancia e imprevisto. Por ello, es importante formarse, pero como todo en esta vida, la calidad te lo da la experiencia. Trabajar con diferentes tipos de personas te da un gran bagaje, y te hace buscar soluciones a diferentes problemas.

Tener toda la maquinaria amplía tus posibilidades de trabajo. La humildad es la clave de todo buen instructor; haz bien las cosas, y los resultados vendrán por sí solos. Ten tu propia personalidad y las cosas muy claras, saber «el porqué» y marcar un objetivo claro y conciso. Sé tú mismo, no imites a nadie «porque en tu personalidad está tu sello de calidad».

V: ¿Por qué recomiendan los médicos hacer Pilates?
RH: Hoy en día, los malos hábitos posturales constituyen una de las primeras causas del dolor de espalda, un problema muy común en nuestra sociedad. Diferentes estudios hablan de disfunciones en el control de los músculos abdominales y de la espalda.

La reeducación postural debe ser principalmente psicomotriz. Se debe percibir el esquema corporal y concienciar a la persona, detectar las malas posiciones, fortalecer, flexibilizar y automatizar en su propio esquema corporal y postural la actitud más armónica que se pueda adoptar. Muchas son las personas que vienen a nuestro centro con problemas de espalda, y muchas las que nos gratifican y agradecen las mejoras obtenidas.

Es muy gratificante escuchar en primera persona: «Desde que hago Pilates, ya no me duele la espalda». Podemos confirmar la eficacia y mejora del método Pilates en los dolores de espalda de la zona lumbar. Estos resultados fueron positivos para la reducción del dolor de lumbalgias y la reeducación postural. Muchos problemas asociados a la escoliosis son producidos por desequilibrios en el cuerpo.

La debilidad, descompensación muscular y el mal alineamiento pueden dar lugar a compensaciones o asimetrías en otra zona del cuerpo. El método Pilates conduce a un reequilibrio de la musculatura y del sistema óseo. La naturaleza simétrica de los ejercicios de Pilates es un enfoque excelente para mejorar los desequilibrios musculares de la escoliosis. Pilates mejora la calidad de vida y salud para todos, porque el método Pilates «es vida, es salud».

No hay comentarios:

Publicar un comentario