texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 10 de septiembre de 2014

6 ventajas del libro físico sobre el ebook

En el mundo de la tecnología que hoy vivimos, desde viveLibro queremos romper una lanza a favor de la tradición en la lectura, del libro de papel. Parece que el tener un ebook nos da sólo ventajas, pero no, a través de este post, os vamos a demostrar una serie de ventajas para que no dejemos de lado al libro de toda la vida, a la edición física que tanto nos cuesta crear pero que tanto apreciamos. Estas son las virtudes:




La durabilidad. El papel es para siempre, el ebook no, ya que como todo aparato electrónico, tiene la obsolescencia programada es decir, su vida útil está limitada a un periodo de tiempo. En contraposición, tenemos el libro, que según pasa el tiempo aumenta su valor hasta conseguir el apego del lector como un elemento de acompañamiento durante toda la vida.

La batería. Seguramente en este verano hemos podido comprobar cómo al ir a la playa y leer a través de nuestro ebook ha llegado un momento, antes de acabar nuestra jornada, que nuestro aparato electrónico ha dicho basta, quedándose sin batería. El libro, nos acompaña cada día y en cada momento, sin tener que parar para recargar.

Prestar un libro. “Préstame tu ebook” es una frase que nunca oímos. “Préstame ese libro”, es tan bonito decirlo como llevar a cabo la acción, que esperemos nunca desaparezca. El dispositivo electrónico, pertenece al propio usuario y es el lugar donde alberga su biblioteca de libros, por eso, prestarlo se antoja imposible. Si por el contrario, es el libro el que dejamos en manos de algún amigo o familiar, luego podremos comentar con él nuestra opinión sobre el mismo.

Respeto al autor. No al todo gratis: Los ebooks han abierto la veda a no pagar por tener un libro, con una simple descarga lo podemos tener en nuestro dispositivo electrónico. Nosotros queremos defender los contenido, al autor que ha pasado un tiempo (mayor o menor dependiendo del caso) y creemos que tiene unos derechos sobre la obra que deben ser respetados.

La vista: Aunque esta característica es más subjetiva, son muchos los lectores que piensan que a través de la lectura en ebook su vista se perjudica más que a través del papel. Saturación de aparatos electrónicos: Si ya estamos cansado de ver a la gente por la calle hablar relacionarse más con su dispositivo electrónico, no digamos si tiene dedicarle numerosas horas a leer un libro. A la persona que lo haga, no se le va a poder dirigir la palabra en toda la vida. Para comunicarnos, para leer noticias, para todo, no dejemos que la lectura también pase a través de nuestro dispositivo.

4 comentarios:

  1. Lo mismo pensaban los monjes que iluminaban pergaminos en los monasterios cuando los visitantes les daban noticias de un tal Gutemberg en Maguncia. Los e-books son el equivalente a las primeras imprentas de incunables del siglo XV, dentro de pocos años tendremos linotipia, sistemas de reproducción fotográfica y todas la innovaciones que transformaron la imprenta de los siglos XVI y XVII en las actuales del siglo XX. Dentro de pocos años, el e-book del 2017 se parecerá tanto al e-book actual como el diario ABC de 1914 al ABC actual o el Ford T de 1920 a un Honda Prius. Esto no hay quien lo pare. Hasta podrán imitar el olor del papel y la tinta fresca que tanto nos gusta en los impresos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post. Estoy totalmente de acuerdo.
    Donde esté el papel que se quite los demás
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. El e-book me da dentera y, como autor, me perjudica gravemente. (Y a la economía en general, y al porvenir de las librerías y bibliotecas, y a mi poder adquisitivo que cada vez revierte menos en los pequeños comercios y los mercadillos de los agricultores: vivo en un pueblo). Jamás caerá entre mis dedos ese cachivache sin alma que me roba la propiedad intelectual, delito común. Carece de tacto ¡es 'manual'!; de ese tacto que el libro encuadernado e incluso desencuadernado posee: tacto de mano amiga..El sofisma de los amanuenses ante el invento de (¿?) Gütemberg cae por su propio peso. Pasaron los técnicos a otras especialidades del ramo como la tipografía, la tarea del cajista, la elección de papel, su comercio con Oriente, el diseño de capitulares. Me acosa, dato importante, la publicidad de lotes de 'e-books' desde España o USA. No se vende el stock. Muchos se valen de traducciones informáticas que erizan el vello. No es algo que atraiga. La competencia, más allá de la desleal, del libro. Otro más. Cuando esta pijería (que carece de prólogos y epílogos a 2ª edición, de versiones diferentes, de comentarios y precisiones al pie) salió sin mucha pujanza a la venta, hallándome en una playa veraniega e isleña, los lectores nos apiñábamos ante una tienda que ofertaba tres libros por 5 @ en papel y con cubierta troquelada. Paseando por el borde de la mar, en plan encuesta muda, fui localizando lectores de hamaca con su ejemplar de papel y cubiertas. En cuanto al préstamo... ojo. Todo bibliófilo es un cleptómano en potencia. La playa. De unos 50, solo uno exhibía ese vano, vanidoso invento. Cuando piso Madrid, cuyas librerías de lance tengo bien localizadas, salgo con el dinero contado. Como tantos otros ludópatas. Vivo amurallado de volúmenes que con el tiempo mental han aumentado en interés y documentación para ensayos. Una hemeroteca contiene material gráfico específico, imborrable. En fin, me atengo a razones de testimonio directo. Caminen por los parques, ojeen los bancos públicos, los ambigús de hoteles u hostales, las estaciones de tren, el vagón de metro y comprueben en directo que el e-book de usar y tirar es un fracaso. Un esnobismo similar a aquel antiestético pantalón-campana. Un anacronismo con pretensiones futuristas.

    ResponderEliminar