texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 7 de agosto de 2013

Los trucos de los grandes escritores: J.K. Rownling

Acaba de cumplir 48 años y sigue teniendo los mismos sueños juveniles que le han catapultado a la fama. Joanne "Jo" Rowling (Yate, South Gloucestershire, Reino Unido, 31 de julio de 1965) es J. K. Rowling. Escritora y productora de cine británica, es mundialmente conocida por ser la creadora de la serie de libros Harry Potter, cuya idea fue concebida durante un viaje en tren de Manchester hasta Londres en 1990. Los libros de Harry Potter han sido traducidos a 67 idiomas, ha ganado múltiples premios y ha vendido más de 450 millones de copias.

Su último libro, "The Cuckoo's Calling" ha sido toda una sorpresa, pues se aleja en estilo y forma de sus obras anteriores y además ha estado rodeado de polémica desde el primer momento. La escritora ha aceptado una importante donación benéfica de la firma de abogados Russells después de que uno de sus socios, Chris Gossage, revelase a la mejor amiga de su mujer que tras el pseudónimo del libro, Roberth Galbraith, se encontraba Rowling. La portadora del secreto contactó días después a través de Twitter con una columnista del periódico británico "The Sunday Times", que provocó un "boom" literario tras desenmascarar a la novelista, lo que disparó las ventas del libro en el Reino Unido.

La fortuna de Rowling se estima en más de mil millones de dólares y Forbes la ha nombrado la "primera persona en convertirse en millonaria, tan solo por escribir libros". Sin embargo, en 1990 las cosas eran muy diferentes para ella. No era un autora de éxito, no tenía mucho dinero, vivía en Londres, trabajaba como investigadora y secretaria bilingüe para Amnistía Internacional y su madre acababa de morir. Más tarde tuvo que buscar ayuda del estado para proveerse comida y un hogar para ella y su pequeño bebé. ¿Cómo pasó de esa situación a ser una de las mujeres más ricas del mundo solamente por escribir? Esa es una historia llena de consejos imprescindibles para los escritores de hoy.

1. No se apresure en lanzar su libro.
"El destino es el nombre que se le da a menudo y de forma retrospectiva a las opciones que tienen consecuencias dramáticas". Aunque Rowling era escritora, tardó mucho en publicar. Ya había escrito dos novelas antes de tener la idea de escribir acerca de Harry Potter, dice. Novelas que, según ella misma explica, no eran lo bastante buenas. Con demasiada frecuencia los propietarios de pequeñas ideas se apresuran a sacar un producto antes de tiempo sin haberlo madurado o puesto a prueba. Rowling es un ejemplo de cómo preparar un buen producto antes de presentarlo al mundo.

2. Cuando una gran idea te llegue, no la sueltes.
"Si no se tiene el valor suficiente es muy probable que termines pensando en nada". Las grandes ideas son, sin lugar a dudas, poderosas y llegan sin avisar y cuando menos lo esperamos. La idea de Harry Potter y todos sus personajes, se le ocurrió durante un viaje en tren entre Manchester y Londres. Se pasó cuatro horas pensando en cómo sería Hogwarts. Cuando llegó a la terminal, ya muchos de los personajes del libro habían sido inventados. Como propietarios de pequeñas empresas, sabemos cuándo una gran idea se nos viene encima, el problema es que a menudo la cuestionamos, la racionalizamos y terminamos descartándola. No fue el caso de Rowling, quien reconoció la marca de una idea poderosa y no la dejó escapar.

3. Perseverar, perseverar, perseverar.
"Esta elección demuestra lo que realmente somos, mucho más que nuestras habilidades". Rowling se trasladó a Portugal para enseñar inglés como segunda lengua en 1991 y se casó con su primer marido al año siguiente. La pareja se divorció en 1993. Al año siguiente, se trasladó a Escocia. En ese punto, ella era una madre soltera desempleada que vivía del bienestar social. En 1995 terminó el manuscrito de Harry Potter y la Piedra Filosofal, obra que escribió en una vieja máquina. Le entregó el libro a doce editoriales. Todas la rechazaron. Rowling nunca se rindió. Ella no se detuvo porque la vida era dura. A pesar de todos los cambios y contratiempos que estaba experimentando, los sobrellevó. Perseveró. Haremos bien en tener este ejemplo presente.

4. No dejes que nadie te desvíe de tu meta.
"Si usted depende de la popularidad universal, me temo que estará en la cabina por mucho tiempo". Finalmente Bloomsbury, una pequeña editorial que trabajaba en autoedición, accedió a publicar el primer libro. Sin embargo, el editor le recomendó conseguir un trabajo a tiempo completo, pues era muy difícil hacer dinero con libros para niños. Fue bueno que ella no se dejara desanimar por este consejo: los siete volúmenes de Harry Potter rompieron todos los récords de ventas. Este es un brillante ejemplo a seguir para los propietarios de pequeñas empresas. No deje que nadie se interponga en el camino entre usted y sus objetivos. Ni siquiera usted mismo.

5. Cada uno de nosotros tiene una contribución única para hacerle al mundo.
"Escribí lo que quería escribir. Escribo lo que me divierte. Lo hago totalmente para mí". J. K. Rowling nunca fue a buscar el tipo de éxito que ha recibido. "Escribí el tipo de cosas que me gustaba leer cuando era más joven (y que sigo disfrutando ahora). No esperaba que le gustará a un montón de gente, de hecho nunca pensé mucho acerca de eso, más allá de conseguir que fuera publicado". No fue la fama, ni la fortuna lo que J. K. Rowling buscaba. Debe centrarse en algo único que ofrecer al mundo. El resto vendrá, con toda certeza, en tal forma que ni siquiera se lo podrá imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario