texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

miércoles, 31 de julio de 2013

Los trucos de los grandes escritores: Stephen King

¿Quiéres escribir un libro este verano y no sabes por dónde empezar? En esta sección descubrirás los trucos que los grandes escritores han empleado y emplean para publicar obras de éxito. Hoy comenzamos con un genio de la literatura fantástica y del suspense, Stephen Edwin King. Nacido en Portland, Maine (Estados Unidos) el 21 de septiembre de 1947 sus éxitos están muy a menudo en las listas de superventas de todo el mundo. En 2003 recibió el National Book Award por su trayectoria y contribución a las letras estadounidenses. Aunque no parece estar entre los candidatos a recibir un Nobel de Literatura, si debemos tener en cuenta su forma de escribir y de llegar a millones de lectores. Hoy te descubrimos algunos de sus secretos.



1. Ve al grano.
No pierdas el tiempo de tus lectores con explicaciones sobre el trasfondo de la historia, largas introducciones o más largas anécdotas. Reduce el ruido. Reduce los balbuceos. Vete al grano antes de que el lector pierda la paciencia.

2. Escribe el borrador. Después déjalo descansar.
Escribe un borrador y a continuación déjalo reposar en un cajón durante unos meses antes de volver a leerlo. Después de esa lectura, todavía debes dejar reposar el manuscrito un par de días antes de empezar a corregirlo. Este modo de trabajar te permitirá alejarte de las ideas que tenías cuando empezaste a trabajar en la historia, lo que te dará una perspectiva más clara y objetiva del texto. Eso te facilitará corregir, añadir o cortar (incluso ser implacable) y dará como resultado un texto mejor.

3. Reduce el texto.
Al revisar el texto es el momento de eliminar todas las palabras y frases superfluas. De este modo el mensaje ganará en claridad y seguramente en fuerza emotiva. Eso sí, no elimines demasiado texto o puedes lograr el efecto contrario en su lugar. Lo ideal, como aprendí gracias a una carta de rechazo, es reducir el texto en torno a un 10%.

4. Que tu historia y personajes sean honestos y atraigan.
Por extraña que pueda ser la trama que presentes, no olvides que tus personajes tienen que ser creíbles, normales, reales. Una de las claves para lograrlo es tener una voz y unos personajes honestos, con lado bueno y lado malo. Esto crea una fuerte conexión con el lector que puede identificarse con sus defectos, pasiones, miedos, debilidades y buenos momentos. Haz que tus personajes sean humanos. Otra de las claves es mantener un estilo coloquial. Mantén la sencillez y usa un lenguaje que no sea innecesariamente complicado. Usa las palabras que primero te vengan a la mente.

5. Al principio no te preocupes por lo que puedan decir los demás.
No debe importarte lo que digan tus conocidos, tu familia, tus lectores, los editores que rechazan tus obras o la crítica. Siéntate a tu escritorio cada día y escribe. Confía en tí mismo y en tus posibilidades desde el principio.

6. Lee mucho.
Cuando se lee siempre se cosecha algo. A veces puede ser un recordatorio de lo que sabes que deberías estar haciendo mientras escribes. A veces es una idea genial o simplemente la manera en que el escritor que lees construye la atmósfera de su historia. A veces es algo totalmente nuevo que te deja con la boca abierta. Y a veces se aprende lo que se debe evitar hacer. Casi siempre hay lecciones que podemos aprender. Si quieres ser un mejor escritor tienes que leer mucho para obtener nuevas ideas, ampliar tus horizontes y profundizar en el conocimiento. Además, para evolucionar como escritor es necesario que mezcles influencias para ver qué pasa. ¿Cómo encontrar tiempo para leer más? Apaga la televisión. Aprovecha cada instante. Lleva siempre un libro encima.

7. Escribe mucho.
He dejado el consejo más importante para el final. Para llegar a ser un mejor escritor seguramente -aunque no suponga una sorpresa- necesitas escribir más. Muchos de los mejores en los diferentes campos -Bruce Springsteen, Michael Jordan o Tiger Woods- han ido más allá de los límites normales de la práctica. Y así han logrado resultados extraordinarios. Pero ¿qué hacer cuando no tengo ganas de escribir? Desde luego, aguardar la inspiración puede llegar a ser una larga espera. Una buena manera de evitar esa falta de ganas es encontrar una solución eficaz para reducir la procrastinación (tendencia que padecen algunas personas en forma sistemática a dilatar, a postergar, a posponer, a dejar para más tarde, a dejar para mañana... a aquellas tareas, compromisos o actividades que deberían hacer y que tendrían necesaria y convenientemente que ser realizadas en ese momento o en un tiempo determinado y que no admiten ni hay necesidad real y objetiva para posponerlas). Es posible que tengas que probar varias antes de encontrar una que funcione contigo. Otra manera es, simplemente, ponerte a escribir. Cuando te acostumbres a hacerlo descubrirás que esa resistencia inicial se convierte en entusiasmo.

1 comentario:

  1. Maravillosos e inteligentes consejos que, sin duda, tendré en cuenta.

    ResponderEliminar