texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

viernes, 21 de junio de 2013

Entrevista a Alejandra Díaz-Ortiz, "Julia"

La mexicana Alejandra Díaz-Ortiz es una luchadora curtida en mil batallas. Trabajó en el mundo del cine, junto a directores como Arturo Ripstein o Jaime De Armiñán y actrices como Zsa Zsa Gabor. Luego se dedicó al mundo de la música compartiendo trabajo con artistas como Joaquín Sabina, Aute, Silvio Rodríguez, entre otros. En 2003 regresó a España sin más intención que pasar unas vacaciones, pero la vida dio un giro inesperado y terminó casada con el editor Carlos Álvarez-Ude, que falleció hace tres años. Fue él quien le animó a escribir narrativa. Alejandra había trabajado como guionista en varias ocasiones, pero nunca se había planteado la literatura en serio. En 2009, gracias a un editor más osado que ella, nació "Cuentos chinos", apadrinado por mi amigo Luis Eduardo Aute. En 2012, nació "Pizca de sal", esta vez, comentado por Luis Alberto de Cuenca. En la actualidad, Alejandra hace reseñas de libros, colabora en Radio Segovia de la Cadena SER hablando de literatura, escribe artículos para un periódico local y, sobre todo, alimenta su blog personal en el que intercambia impresiones con los lectores, sugerencias y hasta correcciones que ellos mismos le van haciendo. Le llama su “gimnasio literario”, porque mantiene a los musos en forma… Hoy conocemos su última novela, "julia", presentada recientemente en la Feria del Libro de Madrid.

1. ¿Cómo surgió la idea de escribir “Julia”?
Veamos. Partiendo de la base de que Julia, el personaje, sí existió en la vida real, sigo ignorando si se trataba de alguien que se llamaba así. O, incluso, que fuera, en verdad, una chica y no un chico. Lo cierto es que un día recibí ese primer correo y la idea comenzó a gestarse. Recuerdo que me conmovió profundamente leer aquel mensaje electrónico, que no era para mí, sino para uno de los artistas con los que entonces trabajaba. Contenía tanta desolación…

2. Los personajes que aparecen en la obra, ¿son ficticios o reales? ¿en qué o quién te inspiraste?
Como te decía anteriormente, Julia existió en un principio. Pero igual que apareció, desapareció. Así que yo me propuse crearle “un traje”. Tanto María como Julia, en realidad, son muchas mujeres que he ido conociendo a lo largo de la vida. Unas, con vidas más complicadas que las otras. Pero todas con una ilusión en común: reconstruir su felicidad. Renacer, a pesar del terrible dolor que puede causar perder a un hijo. O de la más profunda soledad que puede provocar el abandono de la pareja. O del montón de monstruos que se desatan por culpa de la violencia de género…

3. ¿Por qué te decidiste a publicar con viveLibro? ¿Cómo ha sido tu experiencia?
Voy a tratar de ser lo más objetiva posible, pues mi relación con Vivelibro viene de hace mucho tiempo y de mucho cariño. Decidí rescatar a Julia del cajón, cuando me hablaron del proyecto editorial Hypatia. Una colección de narrativa escrita por mujeres. Ahí tenía que estar. Aunque no lo parezca, Julia fue mi primer trabajo literario terminado. Más le ganaron la carrera sus hermanos, Cuentos Chinos y Pizca de sal, editados por Trama editorial. Sucede que la línea de una y otra editorial es muy distinta. Pero en ambas casas me siento querida, porque, antes que nada, son amigos.
Además, encontré un cómplice excepcional, el ilustrador uruguayo Armando Ledoux, que le puso colores al libro. En cuanto lo leyó, se puso a trabajar en las ilustraciones que se incluyen, a modo de pausa, a lo largo del relato. ¡Cómo no iba a decir que sí!
Con Vivelibro estoy trabajando muy a gusto. Cuando tengo alguna petición o duda, siempre me responden. Ahora mismo, estamos en plena promoción con presentaciones, ferias, entrevistas.
De hecho, el día 27 de junio nos vamos a La Qarmita, en Granada, para presentar el libro. Voy a tener una “madrina” de excepción: María Martín Barranco, destacada especialista en Igualdad, y que también colabora en el libro. De manera entusiasta y generosa, escribió un colofón en el que hace una reflexión seria, y muy rigurosa, sobre el tema de la Violencia de Género.

4. ¿Qué sientes ahora que está publicado? ¿Tienes nuevos proyectos en mente?
Cuando veo mi libro publicado, siento mucho temor. Ha dejado de ser mío. Me ataca un gran sentido de responsabilidad hacia la editorial. Después de olerlo y tocarlo, con cierto pudor, pienso que debo dar la cara y defender la obra. Pero, cuando estoy a solas, me dan ataques de pánico, pensando que es muy posible que al mundo no le haga falta lo que estoy contando. Pero, a pesar de mí, eso lo decide el lector.
¿Nuevos proyectos? Ni idea. Lo cierto es que voy viviendo la vida día a día. Por ejemplo, yo no tenía planes para publicar a Julia y, ya la ves, aquí está.

5. ¿Qué le dirías a la persona que está leyendo esta entrevista para que se interese por tu obra?
Hoy me dijeron una cosa muy bonita. Una lectora, que ha comprado más de diez ejemplares de Julia para regalar a sus amigos, me llamó para decirme que, aunque le parecía una novela dura, se había sentido en la piel de los personajes. Que había momentos en que era muy Julia, y momentos en que se sentía María. Y que la iba a releer, pues necesitaba seguirlas descubriendo… ¡Pero que su marido no la soltaba! Se había enganchado al libro… Y eso es importante: es una historia de mujeres, lista para ser leída por cualquier lector o lectora. Los temas que trata, por desgracia, son universales.
Y, tras escucharla, solo me puedo sentir satisfecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario