texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 21 de mayo de 2013

Consejos para publicar (2 de 6)

Publicar un libro no es una tarea fácil. Una vez que tenemos claro el tema que vamos a tratar y que hemos escrito un texto acorde a dicha temática, nos enfrentamos al dilema de cómo presentar nuestra obra. Para empezar, ¿qué portada podemos poner en nuestra obra? En la web de viveLibro tenemos varias imágenes predefinidas que ayudarán a aquellos escritores indecisos. Para poner una imagen personal debemos tener claro que son nuestros todos sus derechos. No podemos publicar nada que sea de otra persona sin su consentimiento por escrito.

Otro problema que vemos a menudo es que algunos autores tratan de meter muchas cosas en la portada y nombres muy, muy largos. Lo ideal, y hablamos en términos de Marketing, es que nuestro título no tenga más 5 palabras a lo sumo. Así será más fácil de recordar. Podemos poner un subtítulo a la obra, que del mismo modo será de una sóla frase; sujeto, verbo y predicado. Si ponemos un título atractivo, una imagen y un fondo curioso, tendremos buena parte del proceso comercial resuelta. En la contraportada podemos buscar también una foto atractiva o dejarla con los colores del fondo que hayamos elegido. Una opción es poner en ella un breve resumen de nuestra obra, para que el posible lector que quiera adquirirla se haga una idea de su contenido. El libro puede llevar también solapas. En una puede ir una foto del autor y una breve biografía, de unas 60 palabras. En la otra una relación de sus obras escritas hasta la fecha, o bien otros libro de la colección que se asemejen al suyo.

El tamaño de los libros depende de cada una de las colecciones. Los más utilizados son 13 x 20, 14'5 x 22, 15 x 21 y 17 x 24 cm. El mejor acabado de un libro es cosido en tapa dura y con guardas, porque es más resistente y da más presencia, pero el más económico y más utilizado ahora es fresado en rústica con cola pur. Al principio se hacía todo en tapa dura, piel y cosido, pero la tecnología avanza y los gustos también.

Respecto a los textos, hemos dicho que no deben ir apelotonados, ni muy condensados, por lo que en viveLibro hacemos un estudio personal y profesional de la tipología que se debe emplear y los interlineados que se aconsejan. Para un libro de lectura, una novela por ejemplo, no se suele utilizar un tipo de letra de palo (como la helvética), que es más propia de manuales. Se utilizan letras llamadas de "rasgo" (como la times, garamond...) que son más comunes. Las colecciones llevan siempre una misma tipografía, una tamaño y un estilo idéntico para que el lector se acostumbre a ellas.

Debemos tener en cuenta que las fuentes, por lo general, no son gratuítas. Que un autor no sepa si una fuente es de pago no le exime de su responsabilidad al utilizarla. No se paga por tipografías libres, con licencia Creative Commons y siempre y cuando nos ajustemos a las condiciones de su licencia. Una tipografía puede ser gratuíta pero no siempre nos van a permitir utilizarla. Además, los procesadores de texto como word tienen muchas incluídas, pero a la hora de publicar nuestra obra la editorial puede recomendarnos cambiarla, porque su coste sea elevado o bien porque su diseño no se ajuste a la colección en la que vaya el libro. En viveLibro damos forma a todos los textos, incluyendo márgenes, dando espacios, reforzando aspectos y sobre todo aconsejando a los autores cómo pueden publicar cada obra de la forma más sencilla, barata y eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario