texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

viernes, 31 de mayo de 2013

Alejandra Díaz-Ortiz en el Adelantado de Segovia


"Salvavidas en la red"

La escritora mexicana Alejandra Díaz-Ortiz presenta mañana en la Biblioteca “Julia”, los correos que intercambian dos mujeres solas que se encuentran por casualidad en internet.

A veces las casualidades son muy puñeteras, pero otras el azar se conjura para salvarnos. Como cuando un correo electrónico en vez de llegar a su destinatario original llega a otra persona que termina por acompañar una dolorosa soledad. Esa es la historia de Julia y María, las protagonistas de la nueva novela de Alejandra Díaz-Ortiz, escritora mexicana residente en La Losa.

“Julia” es el libro más reciente, pero también el más antiguo, ya que aunque ve la luz ahora, de la mano del sello Editorial viveLibro, está escrito hace diez años, justo cuando su autora se trasladó a vivir a España. En la última década, ya en nuestro país, Díaz-Ortiz ha publicado “Cuentos chinos” y “Pizca de sal”, y ahora, “cerrando un ciclo”, según dice, “Julia”.

La obra cuenta la historia de un correo electrónico, el que envía Julia a un cantante para agradecerle una canción que la salva del suicidio, y que recibe María, que trabajó para el artista pero que en ese momento ya no mantiene relación con él. A distancia, sin conocerse personalmente, las dos mujeres van desgranando a través de internet sus tristezas, sus soledades, sus recuerdos y también sus no muy abundantes alegrías. Encontrando un salvavidas.

La autora, vinculada durante años al mundo discográfico mexicano. Contesta al ser preguntada sobre lo autobiográfico de la novela que es “más auto que bio”, aunque confiesa que Julia y el correo existieron, y que algunos detalles de la vida de María también se corresponden con la suya. También considera muy real esa actitud de abrir el alma a un perfecto desconocido: “A veces conoces a alguien, real o virtual, hay empatía y le cuentas todo; es más fácil desnudarse antes un desconocido; a los amigos muchas veces cuesta confesarles las cosas”.

La soledad, la muerte de un hijo, la pérdida de la pareja o los malos tratos son algunos de los duros temas de las confesiones que Julia y María se cruzan por el ciberespacio. Con el corazón, a medio desgarrar, en la mano, pero sin caer en lo panfletario. “Son temas muy serios, pero en los que no se puede caer en lo morboso”, subraya la autora.
Alberto Benavente. El Adelantado de Segovia

No hay comentarios:

Publicar un comentario