texto viveLibro



Muchas historias de éxito comenzaron con la autoedición,
¿por qué no das el primer paso y empiezas la tuya?

martes, 19 de junio de 2012


Presentación del libro
Huellas de Luz
Alberto Gil
3 de julio a las 19.30 horas
Se realizará la presentación oficial del libro,
Centro de Innovación Tecnológica del BBVA.
(Plaza Santa Bárbara 2, Madrid)

En definitiva, son 'huellas' que aspiran a guiar por la senda de la vida, un camino que puede ser transitado siempre hacia adelante, valorando y disfrutando lo hermoso de la vida, si se sabe dónde mirar. El libro ha sido editado por ViveLibro, con la colaboración de JdeJ Editores y con la ayuda económica de la ONCE, a través del programa de Ayudas para Iniciativas Culturales 2012, que convoca anualmente la Organización.

Los derechos que se generen con la venta del libro irán destinados a la Fundación Alaine, que ayuda a que los niños puedan soñar con un futuro y conseguir que puedan sonreír.

Jesús Alberto Gil es natural de la localidad soriana de Fuentestrún. Los problemas visuales con los que nació degeneraron en ceguera a los 20 años, pero esta circunstancia no le ha impedido desarrollarse como un gran amante de la lectura y de los libros.

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Zaragoza, actualmente es técnico de Biblioteca en la ONCE y coordina un taller de lectura sobre braille para personas adultas con ceguera. Además, es autor de su propio blog, Tiflohomero, en el que vierte sus cuentos y experiencias.

Algunos de sus textos han aparecido en libros como 'Historias de la vida', publicado por JdeJ Editores, en colaboración con la cadena COPE; 'Cuentos para sonreír', de la Editorial Hipálage, y 'Todos somos diferentes', recopilado por la Fundación Civilia.

Enlaces de interés:
NATXO

LA CRITICA LITERARIA

Matemáticas Aviraneta

viveLibro

Esebook




lunes, 11 de junio de 2012

Huellas de Luz

viveLibro y Alberto Gil.

Éxito de público y ventas en la firma del libro Huellas de Luz, de Alberto Gil, en la caseta 291 de la Feria del Libro de Madrid

Os dejo unas palabras del propio autor, sobre su experiencia en la firma de ejemplares.

Alberto Gil, Huellas de Luz.
-Me perdonaréis si hoy, en vez de cuento, os envío el relato de un sueño mágico, un triunfo, un día que ha sido una realidad que nunca podré olvidar. Hoy se ha escrito un capítulo de mi vida en letras mayúsculas, grandotas, doradas. Hoy un sueño se ha cumplido.

Todo empezó ayer noche cuando al llegar de otro viaje, en este caso a Almagro, una niña me llama. ¡Es Isabel, mi sobrina pequeña! Ya han llegado mi hermano y ella para acompañarme, ser mis cómplices, en ese sueño. Cenamos, charlamos, preparamos todo, las expectativas son muchas. ¿Sabré estar a la altura de tanto? ¿Qué dedicatorias pondré en cada libro que quieran comprarme? (ah, si yo pudiera escribirlas de mi puño y letra) Pienso, cavilo, doy vueltas.

Duermo por derribo, estoy muy cansado pero a la vez con la emoción de ese niño que sabe que al día siguiente será protagonista, el centro de todo.

Es la hora. Buscamos a Elenita, se dan a conocer mi hermano, sobrina y ella. Comienza el hacer partícipe a mi hermano de lo que es mi mundo, mi gente.

Llegamos a la Feria, localizamos la caseta y damos una vuelta para hacer tiempo.

Carmen y Nuria llegan después. Carmen me regala un azulejo precioso, qué chulo es, aunque el regalo mejor es que ellas están conmigo.

Mi hermano provoca el que me haga visible en Televisión Española, qué fuerte.

Y se da principio al torbellino de firmas. 2 horas sin parar. 74 libros vendidos.74 dedicatorias personalizadas. Yo estoy en una nube. Hago un gran esfuerzo mental por atender a todos quienes vienen a verme, por tratarles como merecen, por entregarles en unas líneas (que dicto a mi hermano) un trocito de mí. Es un esfuerzo de tensión mental, de tener el cerebro a pleno rendimiento, hacer que la ceguera no impida desatender a nadie. Casi sin darme cuenta pasan las 2 horas y pico de marabunta. Estoy muy cansado y siento reseco. Estoy exultante. No me lo creo, es verdad, pero es real. ¡Han venido todos y más!

En una terraza cercana nos refrescamos, comentamos, valoramos. Hay que buscar un sitio para comer, ¿dónde? Ni idea, ni sabíamos cuántos estaríamos ni la hora. Bueno, la aventura será quien lo resuelva. Estamos 9, comemos bien. Sé, veo, siento, noto que quienes están, están a gusto. La compañía es inmejorable, la comida buena y el fresquito de la calle tampoco es malo. Reímos, compartimos, planeamos, vivimos. ¿Y las perlas de mi día? ¿Lo más?. Que hayan venido tantos: toda mi familia, muchos amigos y amigas, compañeros y Personas (con mayúsculas) que me han demostrado su aprecio.

Que mi hermano haya descubierto a mi gente, tener la certeza de que se ha sentido feliz por ver cuántos me quieren, me apoyan, me cuidan. Saber que Isabel también lo ha pasado bien. Hasta se ha comprado un libro y todo. ¿Quién sabe si el día de mañana ella también será escritora como su tío. Nos ha hecho felices con su espontaneidad y su frescura de niña buena. En mi misma caseta ha estado José Luis Garci, un maestro del cine. Un lujo. ¡Ha venido Sonia con su niña! Me emociono profundamente, las lagrimillas salen a su encuentro. ¡tanto tiempo como ha pasado desde la última vez que estuvimos juntos! Hoy ella es la caja de bombones que cada año, por Navidad, nos regalábamos. ¡Qué increíble! Venir ex profeso para verme, abrazarme y comprar mi libro. Vienen mis lazarillos viajeros, Alfonso y Paloma. No identifico su voz. Qué tonto soy. Me vuelvo a emocionar. Verles allí, presentarlos a mi hermano, traerme la promesa de un nuevo periplo...

Vienen de BBVA, del Club de Lectura Leo de tu voz, de mi clínica de fisioterapia. Vienen chicas guapas, se hacen fotos conmigo haciéndose cercanas a mí, dejándome que las vea y me ponga hueco, casi ruborizado. (Davinia. Rosa, Laura).

Acude una señora mayor que se está quedando sin vista. Trato de animarla, de inyectarle esperanza y fuerza. Se acerca una señora que está en paro, desesperada, en busca de luz, de mi libro. Ojalá que le ayude a ser más feliz. Sería el mejor premio.

La gente de la editorial se portan fenomenal, reparten abanicos y sombreros. Hasta me compran el libro para que se lo dedique. ¿Cómo se lo voy a vender si son ellos quienes lo han parido?

Viene una compañera de clase de cuando estudiaba la E.G.B. Le digo: “te veo igual que hace 30 años”. Jejejjeje. Ella me dice: “seguro que peor”.

Qué ambiente, qué emoción, qué felicidad. Escuchar cómo anuncian tu nombre por la megafonía de la Feria. Mi libro entre libros, mi presencia entre escritores. Qué placer, qué emoción.

Me acuerdo de mis padres, cómo no. Ellos no están físicamente, pero están en mis ojos, en mi mente.

Y también me acuerdo de Merceditas y Jaume que tan entusiasmados están con mis Huellas de Luz, tanto que quisieron hacer la foto de la cubierta, dejando su buen hacer y sus huellas en esa playa canaria de luz que adorna mi primer libro de relatos.

Gracias gracias gracias. Qué privilegiado soy. Qué grandes quienes han sido hoy mis ojos, mi luz.

¡Va por todos ellos!


Sígueme en Twitter como @cotainas y, por supuesto, visítame y deja tus comentarios en

http://tiflohomero.blogspot.com


Cada meta alcanzada es el inicio de un nuevo camino. Siempre adelante.

Saludos cariñosos


Alberto


Todos los libros de Vivelibro en Esebook


Enlaces de interés:

NATXO

LA CRITICA LITERARIA


Matemáticas Aviraneta


viveLibro